Un hecho rarísimo: cuáles fueron los 4 «cóndores» en la historia del golf


El mundo del golf celebrará desde este jueves su primer Major de una temporada marcada por la pandemia de coronavirus. Con la presencia del argentino Emiliano Grillo, el PGA Championship se disputará en el TPC Harding Park de San Francisco, California. Allí se podrá ver en acción a algunos de los mejores jugadores del mundo, Tiger Woods​ incluido, que asombrarán con algunos golpes muy difíciles para sumar birdies y hasta águilas en sus tarjetas. Aunque en el campo californiano, lo que casi con seguridad no se verá será un albatros, que es completar un hoyo tres golpes bajo el par. Y mucho menos un «cóndor», un score tan raro en este deporte que solo se llevan registrados cuatro en toda la historia.

Mirá también

¿A qué se denomina «cóndor»? A la puntuación recibida al completar un hoyo de par cinco o seis -estos últimos son muy pocos, pero existen en algunas canchas- con cuatro golpes menos de los necesarios. Todos los que se consiguieron hasta ahora, según la Asociación de Golfistas Profesionales de Estados Unidos (PGA), fueron hoyos en uno en par 5, que firmaron jugadores amateurs, fuera de torneos oficiales.

El primero ocurrió hace ya 58 años en el Hope Country Club de Arkansas, Estados Unidos. Un jugador llamado Larry Bruce logró el ace en un hoyo con dogleg, es decir que tiene un diseño con un ángulo pronunciado: el recorrido desde el tee al hoyo no es directo, sino que incluye giros en un sentido o en otro.

En su primer golpe, Bruce mandó su pelota por encima de unos pinos para evitar justamente tener que realizar el recorrido completo con la curva del trazado (unos 439 metros) y llegar directamente al green. Y golpeó la bola con tanto impulso, que esta terminó entrando en el hoyo.

La placa que recuerda el "cóndor" de Shaun Lynch en el Teign Valley Golf Club de Christow en Inglaterra.

La placa que recuerda el «cóndor» de Shaun Lynch en el Teign Valley Golf Club de Christow en Inglaterra.

Una estrategia similar levó a Shaun Lynch a conseguir el segundo «cóndor» de la historia en 1995. Fue en el Teign Valley Golf Club de Christow, Inglaterra, en un hoyo también con dogleg de 453,5 metros. Lynch golpeó la pelota con un hierro 3 por sobre unos arbustos de 7 metros de alto para salvar la curva que hacía el diseño hacia la izquierda. Su bola aterrizó en una pendiente descendente y fue rodando derecho hasta la bandera.

Mirá también

El 4 de julio de 2002, Mike Crean consiguió el hoyo en uno más largo de la historia del golf, en un par 5 -el único de esta lista sin dogleg– del Green Valley Ranch Golf Club de Denver, Colorado. Con un poco de ayuda del viento de cerca de 50 kilómetros por hora que soplaba ese día y la altitud del campo, ubicado en una ciudad que está a 1.609 metros sobre el nivel del mar, de un solo golpe su pelota recorrió los 473 metros hasta el hoyo.

Después de que Crean saliera del tee, él y sus tres compañeros perdieron de vista la bola. Pero cuando llegaron al hoyo la encontraron adentro. Aunque ninguno la vio, no había nadie más en el campo que pudiera haberla empujado, y sus acompañantes firmaron declaraciones juradas en las que atestiguaron el ace, que fue así reconocido oficialmente por el Registro de Golf de Estados Unidos.

El Royal Wentworth Falls Country Club en Nueva Gales del Sur, Australia, escenario del último "cóndor" registrado en la historia del golf. Foto Royal Wentworth Falls Country Club

El Royal Wentworth Falls Country Club en Nueva Gales del Sur, Australia, escenario del último «cóndor» registrado en la historia del golf. Foto Royal Wentworth Falls Country Club

El último «cóndor» registrado fue el que consiguió el australiano Jack Bartlett en el hoyo 17 del Royal Wentworth Falls Country Club en Nueva Gales del Sur, en 2007. Al igual que habían hecho Bruce y Lynch, el joven amateur de apenas 17 años quiso «salvar» el desvío del diseño con dogleg de 467 metros y terminó consiguiendo un ace.

El «cóndor» no reconocido

Algunos medios especializados de Estados Unidos afirman que en realidad son cinco los cóndores que se consiguieron en la historia del golf, porque cuentan también el que firmó Dick Hogan en 1973 en el Southern Pines Golf Club en Pinehurst, Carolina del Norte. Aunque hasta el mismo autor del ace puso en duda toda su vida que esa conquista haya sido válida. 

Mirá también

El jugador golpeó un drive en el hoyo 8 de 416 metros y se encaminó al green, con la certeza de que la pelota habría quedado cerca de la bandera. Pero cuando llegó, la encontró dentro del hoyo.

¿Por qué entonces sospechó siempre que su tiro no fue válido? Según le contó al periódico Time News en 2013, vio que había trabajadores de mantenimiento cerca del hoyo y ninguno lo felicitó ni dijo ninguna palabra sobre el hoyo en uno, algo extraño. Por eso, siempre pensó que tal vez alguien le había jugado una broma y le había dado un empujoncito final a su pelota para que cayera en el agujero. Aunque nunca pudo comprobar qué había pasado en realidad. 



Fuente: Clarin.com

Compartir