Un cuarteto para Joel Soñora, el héroe de Talleres que le rompió el invicto a Boca en la Bombonera


Este domingo, Talleres de Córdoba venció por 1-0 a Boca en La Bombonera por la tercera fecha de Copa de la Liga Profesional y quedó puntero del Grupo D con siete puntos, producto de dos victorias y un empate.

En una noche cargada de emociones, el equipo dirigido por Alexander Medina terminó con el invicto que mantenía desde su llegada el entrenador Miguel Ángel Russo, que acumulaba 13 victorias y tres empates en su segundo ciclo en la institución.

Sin lugar a dudas, él héroe de la noche fue Joel Soñora, que ingresó en reemplazo de Tomás Pochettino a los 30 minutos del segundo tiempo sin saber que convertiría el gol del triunfo 11 minutos más tarde.

Una vez finalizado el partido, el joven mediocampista de 24 años seguro imaginó los flashes, las notas periodísticas, los comentarios en las redes sociales y los cientos de felicitaciones que le llegarían de parte de familiares, de amigos y hasta de desconocidos.

Lo que seguramente no pudo anticipar fue que el artista y compositor Ángel «Negro» Videla iba a dedicarle en tan solo un par de horas una canción titulada con su nombre y cuya letra refería a la emocionante narración del partido. La pieza musical, claro está, es un cuarteto.

«Soñora, que alegría que nos diste. Le quitaste el invicto y no paran de llorar. Soñara, este gol nos alegró la primavera, somos punteros y este equipo es de primera. Soñora, con el paso de los años demostramos que en La Boca somos los número uno», reza una parte de la canción.

Además de ser fanático de Talleres, Videla es hincha de River. Por eso, la alegría fue doble. «No podía dormir por el triunfo sobre Boca. Y cómo grité el gol de Soñora. Anoche fui muy feliz», le contó a Clarín.

Luego de inflar la red, el mediocampista nacido en Estados Unidos realizó un extraño festejo: se dirigió hacia el vértice de la cancha y besó el banderín del córner, que tenía los colores azul y amarillo.

Más tarde, ante los micrófonos de la prensa, brindó una explicación: «Besé el banderín porque hace dos meses fallecieron mis abuelos que eran hinchas de Boca».

No solo sus abuelos eran fanáticos del Xeneize, sino también su papá, Diego, más conocido como «Chiche» entre los fanáticos del fútbol. El ex defensor profesional jugó en Boca entre 1988 y 1995 y fue campeón de la Supercopa Sudamericana 1989, la Recopa Sudamericana 1990, la Copa Máster 1992, la Copa de oro 1993 y el Torneo Apertura 1992.

Luego, en 1996, migró al Football Club Dallas de Estados Unidos. Fue entonces, el 15 de septiembre de ese año, que nació Joel en tierras norteamericanas.

Todas las inferiores las hizo en Boca. Sin embargo, en 2016 se le presentó la oportunidad de irse al Stuttgart de Alemania y aceptó sin dudarlo. Es que, tal como él mismo relató, había una mala relación entre su padre y el DT de la reserva, Rolando Schiavi, y ese era motivo suficiente para que su sueño de debutar en primera quedara trunco.

«No fue un problema de Schiavi directamente conmigo, pero yo no me sentía cómodo con su trato hacia mí. También sabía la situación que tenía él con mi viejo y sentía una sensación de malestar. Fui el primero en decirle que no quería ir a la Reserva y volver a Cuarta. No quería saber más nada de estar ahí, porque no me sentía cómodo. Después hubo otras cosas, pero sacando eso, fue simplemente decirle basta a algo que no me gustaba», recordó tiempo después.

En el segundo equipo del Stuttgart, jugó 56 partidos y convirtió nueve goles entre 2016 y 2018. Luego, regresó a la Argentina. Más precisamente, llegó a Talleres de Córdoba en condición de préstamo y con la intención de sumar minutos.

En julio de 2019, fue cedido a Arsenal de Sarandí, donde disputó 18 encuentros y anotó cuatro tantos. Finalmente, regresó al conjunto cordobés en junio de 2020 y, en los primeros tres partidos de la Copa de la Superliga, ya acumula un gol y una asistencia.

Mirá también

Mirá también



Fuente: Clarin.com

Compartir