tenistas deberán hacer 14 días de cuarentena en un cuarto de hotel


El vuelo chárter QR7493 de Los Ángeles con destino a Melbourne hizo saltar las alarmas en la organización del Abierto de Australia después de que dos de sus pasajeros, uno de ellos el mexicano Santiago González (155º clasificado mundial), dieran positivo por coronavirus en las pruebas realizadas tras aterrizar en la capital del estado australiano de Victoria.

En la delegación que viajaba para afrontar el primer Grand Slam del año se encontraban dos argentinos: Guido Pella y Juan Ignacio Londero.

Los organizadores del Abierto de Australia confirmaron el episodio en sus redes sociales. «Había 79 personas en el avión, incluidos 67 pasajeros, de los cuales 24 son tenistas», indicaron en un comunicado difundido este sábado.

Los dos positivos acarrearán consecuencias impensadas a todos los integrantes del vuelo de cara a preparar el primer Grand Slam del año, que arrancará el 8 de febrero.

«Todos los pasajeros ya se encuentran en cuarentena en cuartos de hotel y los dos que dieron positivo los testeos fueron trasladados a un centro de salud», señalaron.

Y remarcaron: «Los 24 tenistas que estaban en el vuelo no podrán salir de sus cuartos por los próximos 14 días y hasta que sean habilitados por los médicos. No podrán entrenarse».

Así, a tres semanas del inicio del torneo, solo tendrán disponibles bicicletas estáticas instaladas en las habitaciones donde se confinarán. El resto dependerá del ingenio de los tenistas. Por ejemplo, Londero compartió en Instagram un video en el que se lo ve parado sobre una silla, haciendo trabajos de dorsales con cintas elásticas fijadas a la puerta del cuarto.

Juan Ignacio Londero, uno de los tenistas que viajaba en el avión del incidente hacia Australia. Foto EFE

Juan Ignacio Londero, uno de los tenistas que viajaba en el avión del incidente hacia Australia. Foto EFE

Entre los integrantes del vuelo se encontraban la bielorrusa y exnúmero uno del mundo Victoria Azarenka, la estadounidense Sloane Stephens y el japonés Kei Nishikori, además de Pella y Londero.

En el mismo vuelo se encontraba el estadounidense Tennys Sandgren, quien aclaró este viernes que sus resultados fueron positivos por Covid-19 porque contrajo el virus en noviembre.

«A pesar de que no es un caso de riesgo de transmisión, las personas que se han recuperado pueden presentar ciertos fragmentos virales por un tiempo y es por ello que puede desencadenar en otro resultado positivo», explicó un portavoz del programa de cuarentena llevado a cabo en el estado de Victoria.

El Abierto de Australia ya había sufrido las consecuencias de la pandemia del coronavirus. Estaba pautado que se desarrollara entre el 15 y el 31 de enero. Sin embargo, en noviembre pasado el comienzo se postergó hasta el 8 de enero. El torneo finalizará el el 21 de febrero.

Ya el año pasado el Grand Slam había pasado algunos sobresaltos, debido a los incendios forestales que afectaron a toda Australia. El humo y el aire contaminados alteraron algunas jornadas de entrenamiento, pero finalmente no afectaron el desarrollo habitual del cuadro principal del certamen.

Con información de EFE



Fuente: Clarin.com

Compartir