Sevilla: Lopetegui y el Real Madrid: del Mundial al paro en cuatro meses


Julen Lopetegui, a día de hoy, le dedica buenas palabras al Real Madrid. «No es un equipo grande, sino lo siguiente. El Madrid siempre es peligroso, y en estas situaciones más. Y sin duda está muy bien dirigido (por Zidane)». El vasco es un hombre comedido, no suelta un titular, pero en su hermetismo no se aprecia rencor hacia el club blanco, pese a que su paso por él fue de todo menos un camino de rosas.

Hablamos de su segunda etapa. Antes hubo una primera, entre 2006 y 2009, con Ramón Calderón en la presidencia, en la que se desenvolvió como ojeador internacional primero y como técnico del Castilla después (no logró el objetivo de ascender a Segunda). Tras casi una década de aquellos días, en junio de 2018, se hacía cargo de un Real Madrid que venía de conquistar tres Champions League seguidas. Un caramelo envenenado ya desde el primer día, pues le costó su sueño de dirigir a España en el Mundial de Rusia 2018.

Escudo/Bandera Sevilla

A través de sus agentes, Carlos Bucero y Jorge Mendes, Lopetegui acordó con el Madrid dejar la selección y sumarse al proyecto blanco tras la cita mundialista; fue la solución elegida por Florentino Pérez tras la marcha por sorpresa de Zidane, días después de celebrar una nueva Copa de Europa en Kiev. Luis Rubiales, presidente de la RFEF, no lo aceptó de buen grado, considerando que el anuncio debió esperar hasta el final del campeonato (a lo que el Madrid se negaba, sometido a la presión de encontrar entrenador, cada día más grande). Y Rubiales cortó por lo sano: cesó al técnico a dos días del debut en Rusia contra Portugal, colocando a Fernando Hierro, hasta entonces director deportivo, en su lugar. Imposible saber cómo le habría ido a España con Julen al frente, aunque la fase de clasificación fue muy esperanzadora; sin él, fue un desastre, España se clasificó de milagro para octavos, donde cayó contra la anfitriona.

Lopetegui, con todo, optó por mirar el lado positivo. «Ayer fue el día más triste de mi vida, pero hoy es el día más feliz de mi vida», confesó durante su presentación de blanco. Pudo empezar a planificar la pretemporada con mucho más margen y comenzó, pese a la derrota ante el Atlético en la Supercopa de Europa, con excelentes sensaciones. Pero poco tardaron en torcerse las cosas.

Escudo/Bandera Real Madrid

Empezó ante el Sevilla, precisamente en el Pizjuán, donde cayó con estrépito por 3-0. Y la racha se prolongó: en siete partidos, cinco derrotas y un empate. El Madrid acusó la falta de gol tras la marcha de Cristiano a la Juventus y la no reposición de esos goles (se fichó a Mariano, que no contó demasiado). el 29 de octubre, tras caer 5-1 en el Clásico, Lopetegui cesado.

Disparos entre Lopetegui y el Madrid

Dirigió 14 partidos, de los que perdió seis y ganó otros seis. En apenas cuatro meses y medio, pasó del cielo mundialista al paro. El día previo al encuentro contra el Barcelona, su padre hizo unas durísimas declaraciones en El Mundo: «Ahora falta un goleador destacado. No se le ha traído ninguno. Que si Neymar si este otro pero no ha llegado nadie… A mi hijo le han robado 50 goles. Tiene que conformarse con lo que tiene en casa. No culpa a los jugadores. Pero cuando no hay material, no hay. Había, pero se marchó». Al comunicar su destitución, el Real Madrid devolvió el golpe: «La Junta Directiva entiende que existe una gran desproporción entre la calidad de la plantilla del Real Madrid, que cuenta con 8 jugadores nominados al próximo Balón de Oro, algo sin precedentes en la historia del club, y los resultados obtenidos hasta la fecha».



Fuente: As.com

Compartir