Selección Colombia: Carlos Bacca y la fiesta que casi lo saca de Europa | Colombianos en el Exterior


La indisciplina es un fantasma que ronda siempre la carrera de los futbolistas y ninguno se escapa. Ni siquiera los reconocidos ‘juiciosos’, como Carlos Bacca.

El delantero contó que, cuando esta en Junior, una experiencia amarga le hizo ver la dimensión de lo que podía perder si no ponía orden a su vida personal.

En una entrevista con LaLiga de España, el atacante se sinceró: «Hubo una posibilidad, la más grande que tuve, que era ir a Italia. había una persona del Chievo Verona en Barranquilla cerrando todo. Jugamos un partido, ganamos y me fui de fiesta esa noche con amigos. Al día siguiente fue un escándalo en Colombia, salí por toda la prensa y le llegó a la persona del Chievo Verona que estaba ahí, él habló con el presidente, seguía queriendo llevarme pero cambió las condiciones, pasó de compra a préstamo y ya cambió todo. Ahí me di cuenta, me dije qué estoy haciendo, mi carrera se va a acabar por los actos de indisciplina y empecé a cambiar, terminé bien esa temporada, me dije que tenía que cambiar de aire, mi vida, y salió la oportunidad del Brujas».

El jugador contó que no sabía nada de Bélgica, que hacía tanto frío, no vio dinero sino solo la opción de irse a Europa. «Junior me preguntó qué quería para quedarme pero yo no quería dinero, quería irme a Europa. Fue difícil, sin saber el idioma, sin saber nada, hasta me fui sin chaqueta, y ahí nos fuimos enterando de lo bonito que era, las papas fritas y el chocolate… pero lo decidí porque quería cambiar.

thumbnail text



Carlos Bacca



Carlos Bacca

 
Bacca también habló de la dureza de su adaptación al Viejo Continente: «Sobreviví 45 días sin mi esposa ni mi hijo, lloraba, me quería ir peo luego decía cómo me voy a ir… los primeros tres meses solo jugué 10 partidos. Creía que me entrenaba bien pero todos mis compañeros estaban un escalón por encima. Me fui adaptando. Me gané la titularidad después de 11 partidos marcando seguido y luego me hice espacio, me hice un nombre y fue cuando llegué a Sevilla», dijo.

El colombiano repasó su carrera en España, dijo que él y su familia eran muy felices allí pero que luego vino Milan y pagó la cláusula, no se arrepintió de su paso por Milan pero reconoció que los cambios directivos lo perjudicaron y entonces encontró la paz en Villarreal: «disfruto del día a día, cuando uno tiene una edad es lo importante, sigo disfrutando y con ganas de dar lo mejor», concluyó.

El delantero recordó que Godín, Miranda o ‘Chimi’ Ávila eran impasables y que su sueño sería jugar con grandes de la Liga como Messi, Suárez y su compatriota James Rodríguez.



Fuente: Futbolred

Compartir