Se viene el tercer capítulo entre Tyson Fury y Deontay Wilder antes de un plato fortísimo para 2021


El parate que la pandemia de coronavirus impuso a casi todo el deporte de alto rendimiento va llegando a su fin, de a poco y con rigurosas condiciones de seguridad sanitaria. El boxeo no es la excepción: algunas veladas a puertas cerradas comenzaron a programarse esta semana en Estados Unidos, todavía sin títulos en juego. Y para fin de año ya se piensa en un tercer combate entre el británico Tyson Fury y el estadounidense Deontay Wilderpor el título pesado del Consejo Mundial de Boxeo, ahora en manos del Rey Gitano.

Según el promotor Bob Arum, quien maneja la carrera del inglés, Fury “le debe” ese tercer enfrentamiento a Wilder, a quien en febrero le arrebató el cinturón del Consejo y el invicto, al noquearlo en el séptimo round en Las Vegas. Los dos gigantes ya se habían enfrentado en diciembre de 2018 en Los Ángeles, en un duelo que terminó empatado.

“Esperamos realizar esa pelea en noviembre o diciembre’”, avisó Arum en una entrevista con la agencia Associated Press. Según el director general de la empresa Top Rank, la pandemia de coronavirus no será un impedimento, aunque sí un factor condicionante al momento de decidir la sede de la velada.

Tyson Fury noqueó a Deontay Wilder en Las Vegas y le quitó el invicto en febrero pasado. (Foto: Al Bello / Getty Images / AFP)

Tyson Fury noqueó a Deontay Wilder en Las Vegas y le quitó el invicto en febrero pasado. (Foto: Al Bello / Getty Images / AFP)

“Puede ser en un estadio repleto o con una audiencia limitada en Estados Unidos. También podemos llevarla a cabo en Macao, que podría tener un estadio lleno a principios de noviembre. Estamos analizando todas nuestras opciones”, explicó el veterano promotor de 88 años.

En las últimas horas, Fury comentó que había recibido una propuesta para enfrentar al otrora multicampeón Mike Tyson, de 53 años, que desde hace semanas viene amagando con un regreso a los cuadriláteros tras tres lustros de inactividad (su última presentación fue el 11 de junio de 2005, cuando fue noqueado por el irlandés Kevin McBride).

Mirá también

Arum rechazó enfáticamente esa posibilidad y sostuvo que no participará de la organización si ese evento se concreta. “No es serio y podría ser letal. Mike Tyson fue un gran peleador, pero ya tiene más de 50 años. No puede ir y competir seriamente con un tipo que está en su mejor momento a sus treinta y tantos años”, explicó.

Conocedor del paño como pocos, Arum sabe que el billete dorado para su púgil (y para él) está en un cruce con el inglés Anthony Joshua​, propietario de los títulos de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Y ahí están enfocados los cañones. “El próximo año tendremos esta enorme pelea”, vaticinó.

En su última presentación, en diciembre, Anthony Joshua recuperó los títulos de la AMB, la OMB y la FIB al derrotar al mexicano Andy Ruiz en Arabia Saudita. (Foto: Hassan Ammar / AP)

En su última presentación, en diciembre, Anthony Joshua recuperó los títulos de la AMB, la OMB y la FIB al derrotar al mexicano Andy Ruiz en Arabia Saudita. (Foto: Hassan Ammar / AP)

Un paso más allá fue Fury, quien aseguró que ya se había pactado “la más grande pelea de la historia del boxeo británico” y que no sería uno, sino dos enfrentamientos los que mantendría con Joshua en 2021.

“Un problema: tengo que aplastarle la cara a Deontay Wilder otra vez en la siguiente pelea. Pero después iremos ante Joshua el año próximo”, afirmó el lenguaraz púgil de Manchester en un video publicado en su cuenta de Twitter.

Al respecto, Eddie Hearn, promotor de Joshua, confirmó que se había llegado a un acuerdo para hacer esas dos peleas y que ambas partes habían pactado los términos financieros, aunque remarcó que todavía no se habían firmado los contratos ni se habían definido sedes ni fechas. “Estamos en sintonía, aunque todavía hay mucho que superar”, matizó.

Mirá también

Así como Fury debe enfrentar a Wilder por tercera vez, Joshua también tiene un compromiso pendiente: debe medirse con el búlgaro Kubrat Pulev, retador obligatorio de la FIB, un adversario de bajo riesgo y escaso atractivo. El choque estaba previsto para el 20 de junio, pero se canceló debido a la pandemia de coronavirus.

Ello y la voluntad de los organizadores de que el duelo entre Joshua y Fury se efectúe a estadio lleno en el Reino Unido o en Estados Unidos, algo imposible en los tiempos que corren, hacen pensar que la primera de las dos peleas no será antes de junio de 2021.



Fuente: Clarin.com

Compartir