River defiende su postura por no presentarse ante Atlético Tucumán: «Hicimos lo que correspondía y es un tema cerrado»


Una frase. Diez palabras. Una declaración. “River hizo lo que correspondía y es un tema cerrado”. Con esa contundencia llegó la respuesta de dirigentes del club de Núñez ante la consulta de si iban a preparar alguna defensa ante la sanción que podría llegar de la Superliga​ por no abrir las puertas del estadio y no presentar el equipo para el encuentro que el conjunto Millonario debía jugar ante Atlético Tucumán el sábado por la primera fecha de la Copa Superliga.

En las oficinas de Udaondo y Figueroa Alcorta ya sabían de antemano a lo que podían exponerse. Pero, desde un primer momento, cuando los jugadores expresaron, a través de su capitán, Leonardo Ponzio la incertidumbre de salir a la cancha, teniendo en cuenta los riesgos de un posible contagio de coronavirus, la pandemia que azota al mundo, Rodolfo D’Onofrio​ y su dirigencia decidieron darle su respaldo a los futbolistas y al cuerpo técnico. Y también a sus empleados y la gente que tenía que trabajar en torno al partido, dado que, por más que el encuentro era a puertas cerradas, alrededor de 3.000 personas estaban afectadas laboralmente.

Entonces, el viernes a la noche River emitió un comunicado en el que afirmó que el club permanecería cerrado y que el equipo no se iba a presentar. Y eso fue lo que sucedió un día después.

Mirá también

Poco importó el comunicado de la Superliga, firmado por el vicepresidente segundo de la entidad, Marcelo Tinelli, quien quedó a cargo luego de las renuncias de Mariano Elizondo y Jorge Brito, quienes dieron un paso al costado luego de que la dirigencia del fútbol argentino anunciara la disolución del organismo que tenía bajo su órbita a la Primera División, la que volverá a la AFA luego del 31 de mayo. 

En esa nota firmada por Tinelli, se dejó constancia de que la postura de River era “pasible de sanciones”. Ante esta situación, a River se le aplicaría el artículo 109 del Reglamento de Transgresiones y Penas que impone ante la inasistencia “la pérdida del partido, deduciéndole al infractor los puntos correspondientes a dicho encuentro más otros tres que se le restarán de la tabla de posiciones al final del torneo”.

Mirá también

A su vez, prevé una multa por el monto de 2.250 generales, es decir de 1.575.000 de pesos si se toma el valor tope de las entradas populares, que es de 700 pesos. Esta sanción se conocería en 15 días y podría ser apelada por River, argumentando que su decisión atendía a “razones de fuerza mayor”, que están contempladas en el reglamento. Y en este caso podrían ser valederas ya que se da en el contexto de una pandemia mundial y el viernes hubo sospechas de un caso de contagio en el defensor colombiano de la Reserva, Thomas Gutiérrez, a quien le dio negativo la evaluación de coronavirus y finalmente le diagnosticaron faringitis. También podría poner entre sus argumentos el artículo 1 del decreto que emitió el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el jueves pasado, en el que estipula que se suspenda todo evento en el que estén implicadas más de 200 personas.

Mirá también

Pero no. La postura de River, según le manifestaron sus propios dirigentes a Clarín no es confrontar ni armar de esta situación un litigio. “Conciencia” fue la palabra que utilizaron los jugadores del equipo de Núñez en posteos que hicieron en sus redes sociales. Los dirigentes también pronunciaron esa palabra y puertas adentro consideran que actuaron de manera correcta en pos de la prevención de la salud, sin ningún tipo de especulaciones. Por eso, sostienen que “es tema cerrado”.



Fuente: Clarin.com

Compartir