Reunión clave de la dirigencia del Barcelona sobre su reconstrucción: Lionel Messi, Neymar, la limpieza del plantel y el nuevo DT


Con la humillación todavía reciente tras el 8-2 sufrido ante Bayern Munich​, el viernes, en los cuartos de final de la Champions League, el Barcelona inicia este lunes su reconstrucción con una reunión extraordinaria de su junta directiva. Los temas sobre la mesa son claros: el reemplazante de Quique Setién como entrenador (Ronald Koeman pica en punta), la limpieza del plantel, el futuro de Lionel Messi y la chance de repatriar a Neymar.

Directivos, director deportivo, jugadores y DT… El debate parece abierto sobre todos los actores del club que necesita «cambios» después de la hecatombe sufrida en Lisboa. 

«A reflexionar todos. El club necesita cambios y no hablo del entrenador, de los jugadores, no quiero señalar a nadie. El club necesita cambios estructurales, de todo tipo», había dicho Gerard Piqué justo tras la derrota ante el campeón alemán.

Instantes después, el presidente del Barça, Josep María Bartomeu, admitía que ahora llegaba el momento de «la toma de decisiones».

El primer paso para superar lo que la prensa española califica desde el viernes como «la crisis más importante de la historia moderna del Barça» es el despido de Setién. Nombrado en enero en lugar de Ernesto Valverde, Setién ha estado lejos de cumplir la misión encomendada. 

Bartomeu, entrando al club este lunes.
Foto AFP

Bartomeu, entrando al club este lunes.
Foto AFP

Para reemplazarlo está a la cabeza el holandés Koeman, ex hombre de la casa y entrenador del seleccionado de su país, que primero debería ajustar su salida económica de ese puesto. También se habla de Mauricio Pochettino un paso atrás y de otros ex jugadores del club, como el español Xavi Hernández o los franceses Thierry Henry y Laurent Blanc.

El segundo en abandonar el barco podría ser Eric Abidal. El director deportivo francés, en aislamiento luego de haber estado en contacto con Samuel Umtiti, que dio positivo por coronavirus, no consiguió dar solidez al proyecto del equipo catalán, que dio signos de agotamiento y de fin de ciclo.

Su gestión del despido de Valverde en enero está en entredicho. Messi lo invitó a «asumir sus decisiones», después de que Abidal atribuyera a los jugadores la responsabilidad del despido de Valverde.

Con 33 años, el futuro de la superestrella argentina y seis veces Balón de Oro está en el aire. No habló públicamente después del naufragio en Portugal y se fue con su familia y las de Luis Suárez y Jordi Alba a los Pirineos catalanes.

Messi ha ido retrasando la renovación de su contrato, que dura hasta 2021. La prensa europea especula con posibles destinos en Inglaterra o en Italia y su futuro podría ser otro de los puntos en el orden del día de Bartomeu y sus colaboradores. Tal es el descontrol que el Barça tuvo que desmentir su partida este domingo.

Luis Suárez, Neymar y Lionel Messi celebran un gol del Barsa en 2015.
Foto Reuters

Luis Suárez, Neymar y Lionel Messi celebran un gol del Barsa en 2015.
Foto Reuters

Una manera de seducir a Messi es reflotar la «operación Neymar», que había sido descartada meses atrás debido al alto costo en plena pandemia y porque quien estaba en la mira era el joven Lautaro Martínez. Sin embargo, la deriva del equipo obliga a la llegada de un crack de rendimiento inmediato. 

Según el diario Sport, «el intento del Barça para convencer al PSG pasaría por incluir a Antoine Griezmann como moneda de cambio». La idea sería un megacanje mano a mano, más entre 50 y 60 millones de euros para el equipo francés.

Solamente cuatro jugadores del actual plantel no estarían en una lista de prescindibles: Messi, el arquero Marc-André Ter Stegen, Clement Lenglet y Frenkie de Jong.

Bartomeu ha quedado también ‘tocado’ tras el 8-2, recibe críticas desde hace meses y podría también adelantar la fecha de las elecciones para la presidencia, previstas para mediados de 2021. Podrían pasarse a principios del próximo año, posiblemente a marzo, aunque para ello tendría que presentar su dimisión, lo cual la prensa especializada no ve probable.

Si Bartomeu se resiste a dimitir, podría optar por terminar su mandato de seis años, antes de dar el relevo a su sucesor, que sería el encargado de encarnar el proyecto de resurrección de un Barcelona que vive horas muy bajas.

Con información de AFP

Mirá también

Mirá también



Fuente: Clarin.com

Compartir