REAL VALLADOLID Roberto: «No paro de hacer cuentas»


El Real Valladolid afronta mañana la última salida del curso con la responsabilidad de saber que tiene que ganar si quiere mantener sus aspiraciones para permanecer en Primera División. El vestuario está concienciado de que «la situación no es buena» y de que no pueden ir «en contra de los números», pero también de que haciendo su trabajo aún tienen opciones de salvarse, como reconoce Roberto.

«Igual que presumíamos hace semanas de depender de nosotros, esa situación ya no la tenemos. Tenemos que hacer nuestro trabajo y esperar que los demás no hagan el suyo, y eso lo hace más complicado», reconoció el guardameta anoche en El Larguero. En esta situación, Roberto no oculta que no para «de hacer cuentas» y de analizar «todo tipo de posibilidades», aunque sin olvidar que «el vestuario está mejor de lo que ofrece la situación, con fortaleza y una esperanza grande».

En opinión del madrileño, «el calendario hace el panorama más complicado», dado que «quizás el resto de equipos que pelean por la permanencia tienen enfrentamientos en los que al menos uno de los dos rivales no se juega nada llamativo», mientras los blanquivioletas se enfrentan a la Real Sociedad, que busca posiciones de Europa League, y lo harán en la última jornada al Atlético de Madrid, que podría tener la Liga en juego, lo que hace que esos partidos vayan a ser «más duros» que el resto.

«Nuestro futuro, nuestra felicidad y la de nuestra gente depende de lo que queda en estos partidos. La presión por no descender no se la deseo a nadie, porque un descenso se lleva muchas cosas por delante: puestos de trabajo, la ilusión de una afición… Para muchas ciudades, es un valor añadido», considera, sin perder de vista de que un triunfo ante la Real Sociedad mañana en Anoeta podría mantener con vida a los blanquivioletas de cara a la última fecha.

Escudo/Bandera Real Valladolid

Por tanto, «el foco» tiene que estar en lo que hagan ellos, y no en lo que suceda en otros campos; de poco sirve mirar atrás y pensar en que están en una situación en la que cree que no deberían estar, pues el cancerbero no oculta que «la clave ha estado mucho antes de estos partidos», en otros en los que no han sido «un equipo solvente» y no han tenido «una línea alta de rendimiento». Tampoco, en si lo idóneo habría sido cambiar de entrenador, un debate que rehuyó.

«Cuando las cosas van mal, uno siempre quiere cambiar cosas, pero hay que hacer las cosas muy bien para pensar que el trabajo insuficiente ha sido el de otros. Como jugadores, hay decisiones que no nos toca asumir; hemos respetado que se mantuviera al entrenador, aunque llegados a este punto todo es cuestionable. De haber cambiado y haber ido mal, se hablaría de que no sirvió de nada. De haber ido mejor [con Sergio], se diría todo lo contrario. Todos tenemos nuestro porcentaje de culpa y cada uno tendrá que asumir su parte de la responsabilidad», respondió sin ambages Roberto Jiménez.



Fuente: As.com

Compartir