REAL VALLADOLID El 1×1 del Pucela contra el Real Madrid: El desliz de Bruno echa al traste una gran actuación


El Real Valladolid cayó sin merecerlo en el Alfredo Di Stéfano a pesar de una buena actuación coral, que quedó empañada por el único desliz de Bruno y uno de los poquísimos del equipo durante el partido. Courtois resultó salvador para el Real Madrid en varias ocasiones, como Roberto sobre la portería blanquivioleta. El poso que quedó fue de que, como mínimo, todo lo que hizo el Pucela merecía un punto. Otra vez acabó de vacío. Sergio pasó del doble lateral al doble extremo.

Roberto: Evitó el disparo de Valverde con un paradón a los diez minutos. Hizo otro a testarazo de Jovic nada más arrancar la segunda mitad. No pudo hacer nada en el gol. Frustró una intentona de Benzema. Tuvo un lunar con una entrega en el área a Míchel.

Pablo Hervías: Se proyectó mucho ofensivamente, con galopadas constantes, principalmente en la primera mitad. Se vio resguardado, pero se fajó también. Esa presencia en ataque fue a menos debido a la fatiga.

Bruno: Cometió un error grave e impropio de la actuación que estaba cuajando, intentando jugar el balón en zona defensiva, concediendo la posesión que acabó con el gol de Vinicius. Fue el único, pero costó caro.

Javi Sánchez: Contundente cuando el balón alcanzaba su zona. Intervino poco en la salida, aunque con acierto. No cometió errores de bulto. Terminó en el centro del campo cuando entró el debutante El Yamiq.

Carnero: Empezó con algún apuro, pero se fue asentando, a pesar de que Odriozola intentó ponerle en aprietos con su velocidad. Se rehízo hasta el punto de ir bien al suelo para evitar un disparo importante de Vinicius. Tuvo una buena oportunidad.

San Emeterio: Sostenido y equilibrado, colaboró con el trabajo defensivo en la banda derecha. Dio un buen nivel en estas labores y en campo rival intentó asomar con balón, aunque tímido por las exigencias del guión.

Míchel: Encadenó cinco acciones defensivas meritorias en la primera media hora, incluidos tres robos. La pérdida que deriva en la transición previa al gol fue suya. Se durmió en la entrega de Roberto que pudo costar el segundo. Estuvo lejos de acabar con el debate en su posición.

Escudo/Bandera Real Valladolid

Waldo: A veces el lateral pareció él, puesto que sus ayudas a Hervías fueron continuas: fueron uno. Tuvo una ocasión generada precisamente por su pareja de baile y otra con un duro disparo que Courtois despejó arriba.

Orellana: El equipo se sintió mejor cuando entró en juego. Apareció por muchas zonas y trató de incidir en todas, aunque le faltó velocidad en varias ocasiones. Mejores sensaciones que en el encuentro anterior.

Óscar Plano: Completó una actuación correcta, aunque no descollante. Ayudó mucho a Carnero e intentó asomar por dentro. Aun jugando por su lado natural, se le vio más en esas zonas que en la izquierda, donde falló más que en el centro o en la derecha.

Weissman: No se cansó de lanzar desmarques de ruptura y de pedir el balón, lo que denota capacidad y responsabilidad. Tuvo un primer disparo en la primera parte en el que no le pegó bien. Courtois evitó su gol con un paradón abajo. 

Kike Pérez: Refrescó el centro del campo buscando más conducciones y presencia con el marcador adverso. El equipo ganó en este plano, aunque la talla de los rivales jugó en su contra a la hora de lucirse. Aun así, cumplió.

Marcos André: Ofreció intensidad y revoluciones. Dejó un par de buenos gestos técnicos, aunque no pudo pisar el área tanto como quizás le hubiera gustado.

Toni Villa: Apareció por las dos bandas. Jugó a ser equilibrista en la línea de fondo, aunque sin llegar a provocar ocasiones del todo peligrosas. Completó un regate y no falló ni un pase.

Sergi Guardiola: No entró con la frecuencia necesaria, o por lo menos lo hizo con poco tino. Se equivocó en sus pocas intervenciones.

El Yamiq: No tuvo tiempo para mucho, pero realizó una buena intervención defensiva que permitió recuperar un balón.



Fuente: As.com

Compartir