Real Madrid: Una odisea de viaje con nocturnidad por tierra y aire


EI Madrid se juega esta noche media Liga con una zaga baja en defensas (solo Odriozola, Nacho, Militao y el castillista Miguel Gutiérrez disponibles) y con una colección de ausencias ilustres: Carvajal, Ramos, Lucas Vázquez, Varane, Mendy y Marcelo. Pues todo eso queda en segundo plano ante la odisea de viaje que le espera a la tropa de Zidane para regresar esta noche de la ciudad de La Alhambra.

Escudo/Bandera Granada

El club está dolido con la fecha del partido (un jueves, a sólo tres días del también decisivo Athletic-Madrid de San Mamés), sino por el horario temerario (22:00 horas). «Ya sabemos que a esa misma hora han jugado esta semana el Barça y el Atleti, pero los culés han gozado de 48 horas más de descanso y los del Cholo 24«, explican dolidos en el vestuario madridista.

Escudo/Bandera Real Madrid

El problema es que el partido en Granada acabará en torno a las 23:50 horas y no hay tiempo para acudir al aeropuerto de la ciudad al cerrar sus instalaciones a las 00:00. Eso obligará a ir desde Los Cármenes al aeropuerto de Málaga por carretera, en el autobús del equipo. Son 134,7 kilómetros (hora y media). Sobre las dos de la madrugada llegará allí la expedición blanca y tras hacer el embarque se calcula que despegarán desde la capital de la Costa del Sol en torno a las 2:30/2:45 horas, por lo que no aterrizarán en Barajas casi hasta las cuatro de la madrugada. De ahí en bus a Valdebebas, donde recogerán sus coches para acudir a sus domicilios particulares. O sea, que antes de las 5 de la madrugada del viernes nadie podrá descansar y dormir unas horas. Lo fuerte es que solo dos días después tendrán que estar en Bilbao jugándose la vida deportiva de nuevo. Un agravio comparativo con sus rivales directos que no se entiende cuando está el título de Liga en juego.

Por eso, Zidane no ha decidido aún si vuelan este sábado a Bilbao para pernoctar antes del partido de San Mamés (18:30 horas) o si viajan en la mañana del domingo para poder dormir en casa. El poco descanso será el gran enemigo del equipo…



Fuente: As.com

Compartir