Ray Allen, Curry, Irving, Lillard… los mejores tiros de la década



Ray Allen, Curry, Irving, Lillard... los mejores tiros de la década 1

SB Nation ha elaborado un ranking en el que selecciona los mejores tiros que se han visto en el baloncesto estadounidense durante la última década. Por su trascendencia, su significado, su espectacularidad… Estos son los más destacados, entre los que aparecen varios que son ya historia del baloncesto y que decidieron anillos de campeón de la NBA.

RAY ALLEN, HEAT-SPURS 2013

La inolvidable y elegante (marca de la casa) suspensión de Ray Allen que cambió el curso de la temporada 2012-13 y permitió que los Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh no se quedaran con un solo título. En Miami, en el sexto partido y con 2-3 a favor, los Spurs tenían el Larry O’Brien casi, casi en el avión: 89-93 y pérdida de LeBron a 37 segundos del final. Entonces, los texanos sumaron error tras error y se abocaron a una prórroga en la que no anotaron en los últimos 2:42 (de 97-100 al 103-100 final). Primero Ginóbili falló uno de sus dos tiros libres (89-94), después Mike Miller cogió un rebote después de un triple fallado por LeBron que propició otro tiro de tres, este acertado, del alero (92-94). Después Kawhi Leonard falló otro tiro libre (92-95) y dejó abierta la opción de la prórroga, cerrada por otro rebote que se escapó a los Spurs, en los que Popovich había sentado a Tim Duncan para meter a Boris Diaw. LeBron falló, Chris Bosh cogió el rebote, vio en la esquina derecha a Allen… y el resto es historia. Triple para el recuerdo, fallo a continuación de Tony Parker, prórroga, 3-3… y séptimo partido, que ya no se escapó a los Heat, que repitieron anillo.

KYRIE IRVING, WARRIORS-CAVALIERS 2016

Otro de los mejores tiros de la historia de la NBA, el que consumó el gran cataclismo, la primera remontada de un 3-1 en las Finales, sellada además por los Cavaliers de LeBron (su tercer y último anillo, el siguiente al del tiro de Ray Allen) y Kyrie Irving ante los Warriors que habían firmado un 73-9 en Regular Season. Nadie había ganado un séptimo a domicilio en las Finales desde 1978, los Cavs no tenían ningún título y Cleveland no había visto ganar a sus equipos profesionales en 52 años… A falta de un minuto de un partido de tensión irrespirable, el marcador era 89-89 (y 699-699 en toda la Final hasta entonces). Kyrie, a falta de 53 segundos, se elevó desde el lateral derecho por encima de Stephen Curry y anotó el triple del milagro en el Oracle. Antes, LeBron puso un tapón memorable a Iguodala y después, Kevin Love frenó el último intento de Curry. Pero fue Kyrie, con su triple, el que clavó la daga definitiva en el corazón de unos Warriors que habían parecido invencibles hasta apenas unos días antes.

KAWHI LEONARD, RAPTORS-SIXERS 2019

Kawhi salió como un bandido de San Antonio, llegó a regañadientes a Toronto y cambió la historia del baloncesto canadiense para siempre antes de orquestar su unión con Paul George en los Clippers de su California natal. En un recorrido extraordinario por los playoffs 2019, Kawhi y los Raptors remontaron un 2-0 a unos Bucks que marchaban a toda velocidad y superaron en la Final a unos Warriors corajudos pero heridos de muerte por las lesiones. Antes de esas dos series, jugaron una semifinal del Este dramática contra unos Sixers tremendos (Jimmy Butler, Joel Embiid, Ben Simmons, Tobias Harris) que se resolvió en el último segundo del séptimo partido (92-90) con un tiro sobre la bocina de Kawhi, que evitó a Simmons y se fue hacia la esquina derecha, desde donde lanzó por encima de Embiid. La bola rebotó cuatro veces antes de entrar, como si estuviera destinada a hacerlo. Y las fotos de ese momento, con el tiempo congelado y todos mirando hacia el aro y esperando el desenlace, son ya historia de la NBA.

CHRIS PAUL, CLIPPERS-SPURS 2015

El Clippers 4-Spurs 3 de 2015 es considerado uno de los mejores duelos de primera ronda de la historia de los playoffs. Dos equipos con aspiraciones de anillo (en el año del inicio de la dinastía Warriors) libraron una batalla tremenda en la que los Clippers remontaron un 2-3 al campeón, ganando el sexto partido en San Antonio y el séptimo en su pista con una canasta de Chris Paul en el último segundo, en elevación por encima de Tim Dunan. Paul (27 puntos y 6 asistencias) jugó lesionado desde el primer cuarto, un despliegue emocionante cerrado con una canasta para la historia. La pena para los Clippers es que después se quedaron sin gasolina ante los Rockets y cuando tenían todo a favor para meterse por primera vez en su historia en una final de Conferencia.

DIRK NOWITZKI, HEAT-MAVERICKS 2011

Un canastón dejando atrás a Bosh y anotando una bandeja a tablero por encima de la ayuda de Haslem que valió el 1-1 en las Finales de 2011. Un triunfo vital para frenar el primer intento de los Heat de LeBron, Wade y Bosh, que habían ganado el primer partido y marchaban 88-73 en el ecuador del último cuarto del segundo. Entonces, antes de la reacción milagrosa de los Mavs, parecía que la Final podía dejar de tener historia por la vía rápida. Pero en los últimos 2:44 los Heat solo sumaron un triple de Chalmers y Nowitzki, con problemas en la mano izquierda, encadenó nueve puntos, rematados por esa última acción individual a falta de tres segundos (luego falló Wade), y devolvió a la vida a unos Mavericks que fueron después inclinando la serie hasta terminar desquiciando a los Heat e imponiéndose también en Miami, donde nadie había ganado ese año en playoffs hasta esa canasta de Nowitzki en el trascendental segundo partido.

STEPHEN CURRY, THUNDER-WARRIORS 2016

Uno de los mejores partidos de Regular Season de los últimos años y el duelo que concentró toda la grandeza de los Warriors del 73-9 y del año del MVP unánime de Stephen Curry. El 27 de febrero, y en partido que les colocó 53-5, los Warriors parecían realmente invencibles después de llevarse en la prórroga un paritido que tuvieron varias veces muy cuesta arriba (28-14, 55-44, 67-57) y finalmente casi perdido (98-85 a cinco minutos del final). Durant falló en el último tiro y en la prórroga Stephen Curry anotó 12 puntos, con tres triples, el último para sentenciar y levantándose en carrera y desde casi 10 metros. En total, sumó 46 puntos con un imposible 12/16 en triples. Una locura que anticipó una extraordinaria final del Oeste en la que los Warriors remontaron un 3-1 a los Thunder antes de caer en las Finales contra los Cavs.

ARIKE OGUNBOWALE, NOTRE DAME-UCONN 2018

Arike Ogunbowale jugó una histórica Final Four de la NCAA 2018 para Notre Dame. La jugadora de Wisconsin, ahora en Dallas Wings (WNBA) anotó dos tiros ganadores, primero ante UCONN en semifinales y después contra Mississippi State en la final. Resolvió el título con un triple sobre la bocina (61-58) pero es que en semifinales había acabado con una suspensión (91-89) en la último segundo de la prórroga con la temporada perfecta de las Huskies de Connecticut, un equipo que parecía imposible de doblegar (36-0 hasta ese partido).

KRIS JENKINS, VILLANOVA-NORTH CAROLINA 2016

Otro buzzer beater para decidir una Final Four, en este caso masculina. Kris Jenkins dio el título a Villanova con un triple frontal sobre la bocina (77-74), llegando en transición. La increíble historia de un jugador adoptado por la familia de Nate Britt, que jugó ese partido con los Tar Heels de North Carolina, el equipo derrotado. Dos hermanos (aunque no de sangre) que habían jugado siempre juntos hasta llegar al College y que se midieron en una final inolvidable resuelta por Jenkins para una Villanova en la que jugaban los ahora NBA Jalen Brunson, Donte DiVincenzo, Ryan Arcidiacono, Josh Hart, Eric Paschall, Mikal Bridges…

NNEKA OGWUMIKE, SPARKS-LYNX 2016

El mejor momento que ha vivido la WNBA hasta ahora fue la tremenda Final de 2016, en al que las Sparks de Los Ángeles ganaron su primer título en 14 años y evitaron el cuarto seguido de las Lynx con un triunfo en Mineápolis, en un Target Center con más de 19.000 aficionados y un partido increíble que resolvió una serie increíble: 11 empates y 24 cambios de mando en el marcado, cuatro en los últimos 23 segundos. A falta de 3 Nneka Ogwumike cogió un rebote de ataque cuando todo parecía perdido para las Sparks, vio como su primer tiro era taponado pero cogió el rechace y, cayéndose y sobre un pie, anotó el tiro que valió el título antes de un triple final fallado desde medio campo por Lindsay Whalen. Épico.

DAMIAN LILLARD, BLAZERS-ROCKETS 2014

DAMIAN LILLARD, BLAZERS-THUNDER 2019

Doble ración de Damian Lillard, uno de los jugadores con más talento de la NBA y uno de los más decisivos en los minutos finales. En 2014, los Blazers eliminaron en primera ronda a los Rockets (2-4) con un triple imposible (99-98). Quedaban solo nueve décimas y el base recibió, saltó alejándose del aro y de la defensa de Chandler Parsons y anotó una canasta de película sobre la bocina. En los últimos playoffs, también en primera ronda, los Blazers superaron a los Thunder (4-1). Lillard resolvió el quinto partido (118-115) con un triple sobre la bocina desde once metros. Acabó el partido con 50 puntos y 10 triples y, en un gesto ya icónico, dijo adiós con la mano a los jugadores de los Thunder. Después de lo que había sido una serie muy dura (pese al 4-1 final) y en lo que marcó, de facto, el final de una era en OKC: después salieron traspasados Paul George y Russell Westbrook.

 



Fuente: As.com

Compartir