Rafael Santos Borré, entre la jugosa oferta de Brasil y el deseo de una revancha en Europa


Rafael Santos Borré pasó un fin de semana movido. Desde el viernes, cuando se dio a conocer que tendría todo encaminado para irse a jugar a Gremio, su apellido fue uno de los más mencionados en los medios. Para colmo, el no tuvo una buena actuación en el clásico contra Racing, en el que, además, fue amonestado y terminó siendo el primer jugador reemplazado por Marcelo Gallardo.

Al delantero de River, goleador del ciclo del Muñeco con 52 tantos, se le acerca el momento de la decisión. De definir finalmente donde va a jugar a partir del 1 de julio, una vez que -si no renueva contrato- ya no sea jugador del club de Núñez y deje de estar vinculado también al Atlético de Madrid (dueño de la otra mitad de su pase).

Y esa definición hoy parece estar entre la millonaria oferta de Brasil o el deseo de tener revancha en Europa. Lo primero es más concreto y está al alcance de la mano. Lo segundo sigue siendo por ahora una ilusión.

El presidente de Gremio, Romildo Bolzán, dijo: «Borré ya dio su aprobación y aguarda para firmar el precontrato, por lo que tenemos esta situación bien encaminada”.

Borré tuvo un flojo partido ante Racing. Foto: Germán García Adrasti

Borré tuvo un flojo partido ante Racing. Foto: Germán García Adrasti

Se refiere a la oferta que el club de Porto Alegre le acercó al delantero a través del emisario brasileño André Cury, un suculento ofrecimiento de 16 millones de dólares, con un pago adelantado de 6 millones y el resto a dividir en dos millones por cada uno de los cinco años de contrato, ​según informaron medios deportivos de Brasil. Además, le aseguran premios por objetivos cumplidos.

Según le informaron a Clarín desde Porto Alegre, Gremio ya tiene armado un precontrato para enviarle a Borré y que lo firme. Es que, además de la palabra, quieren asegurar el pase con una firma. Al quedar menos de seis meses para que finalice el contrato del colombiano con River, legalmente no tendrán problemas. Todavía tienen tiempo pero deben hacerlo antes del 23 de mayo, día en el que cierra el TMS en Brasil. Es decir, no pueden esperar a junio.  

Y ese contexto tal vez le haya jugado en contra a Borré, quien el domingo salió a la cancha con la cabeza evidentemente afectada por una decisión que está a la vuelta de la esquina. Poco participativo en ataque, Borré no pateó una vez al arco de Arias y estuvo bastante lejos del circuito de juego de River. Y cuando participó, tampoco se lo vio demasiado preciso ya que estuvo mal en los controles y en los pases, ya sean cortos o largos.

El colombiano venía de convertir un póker en la goleada sobre Godoy Cruz. Foto: Prensa River

El colombiano venía de convertir un póker en la goleada sobre Godoy Cruz. Foto: Prensa River

Fue amonestado por una infracción a Joaquín Novillo y le protestó airadamente al árbitro Fernando Rapallini y al asistente Julio Fernández. A los 19 minutos del segundo tiempo, Gallardo, que le había marcado varias cosas en el primer tiempo, decidió sacarlo (puso a Agustín Fontana, quien en su primera jugada tuvo un mano a mano que le sacó Arias) cuando hizo el primer cambio.

Charla pendiente

Se dice que en estos días Gallardo tendrá una charla a solas con Borré. De todos modos, ya vienen hablando por este tema.

¿Podrá convencerlo el Muñeco? Hoy parece difícil porque faltan tres meses y si todavía no renovó por algo es. Las negociaciones con River se estancaron y el colombiano pasó de decir, con mucho optimismo que «está avanzado» luego del encuentro ante Rosario Central hace un mes y medio a no querer hablar del asunto la semana pasada después de hacerle cuatro goles a Godoy Cruz en el 6-1 en Mendoza.

Llamada desde Roma

Mientras tanto, los representantes de Borré -su agente principal es Helmuth Wennin y en Argentina el que se encarga de todos sus trámites es Hernán Berman, quien representa a varios jugadores de River-) le dicen que no se apresure porque en poco tiempo puede llegar una oferta importante de Europa. La Lazio de Italia está detrás suyo.

Entonces, el colombiano duda. Es que ahí se reflota el deseo de regresar al fútbol europeo y tener una revancha, luego de sus pasos frustrados por Atlético de Madrid y Villarreal, ambos clubes de España. Y en el medio, también juega su sentimiento hacia River. Por eso busca que al club de Núñez le quede un dinero a modo de resarcimiento, aun yéndose libre.

Borré fue el primer cambio de Gallardo ene el duelo contra Racing. Foto: Alejandro Pagni/AFP

Borré fue el primer cambio de Gallardo ene el duelo contra Racing. Foto: Alejandro Pagni/AFP

¿Qué será del futuro de Borré? Hace pocos días, Enzo Francescoli dijo que «es una incógnita». Fue la misma frase que utilizó hace un año. Y que refleja lo que -una vez más, como pasó con otros jugadores- demoraron en River para que el colombiano firmara un nuevo vínculo con anticipación.

Es cierto que se necesitaban 3,5 millones de euros para comprarle un 25 por ciento más del pase al Atlético de Madrid, tal como estaba estipulado en el contrato firmado hace casi cuatro años cuando Rafa desembarcó en Núñez. Y recién pudieron juntarlo hace pocos meses. Evidentemente, ya era tarde.

Mirá también

Mirá también



Fuente: Clarin.com

Compartir