Puerta grande o enfermeria – AS.com



Puerta grande o enfermeria - AS.com 1

El tropiezo del Barcelona ante el Granada le da aire al Atlético y abre una nueva perspectiva en el campeonato para estas cinco jornadas que restan. El líder cayó el pasado domingo en Bilbao, donde fue superado en la primera mitad. Luego reaccionó, mereció empatar y acabó perdiendo. Las críticas arreciaron contra Simeone y una plantila que parece que o no sabe o no entiende lo que hay en juego: un título liguero, que te recuerden dentro de mucho años, pasar a la historia de una entidad de 118 años. El Atlético era el lunes un funeral y ningún aficionado tenía ganas de nada. El jueves por la noche recuperaron la sonrisa. Veremos si dura los próximos días o si los seguidores rojiblancos vuelven a llorar el sábado por la tarde ante una nueva decepción de la tropa del Cholo. Si el Atlético sale como acostumbra, lo pasará mal, puesto que el Elche se juega el descenso. Al equipo de Escribá poco le importa que le visite el líder. Necesita ganar. O por lo menos puntuar. No vale otra cosa. Duelo por todo, por el título y por evitar el descenso. El partido en mayúsculas. Es puerta grande o enfermería, en el argot taurino (sigue el encuentro en directo en As.com).

Desde Bilbao no se escucha otra cosa en el vestuario del Atlético. Elche. Elche. Elche. Lo repiten todos. Desde Cerezo hasta el último empleado. El choque del Camp Nou queda muy lejos y de poco vale pensar en ese encuentro si el Atlético cae en tierras ilicitanas. Esta vez no hay excusas. Simeone tiene a todo el equipo, a Lemar, a João Félix y a Luis Suárez ya con varios entrenamientos. Sólo faltará Lodi, por lesión. Puede elegir y el Cholo tiene alternativas para hacerle daño a su rival. Su hinchada sólo pide que el Atlético vaya a por el partido, que no tire ni un minuto del mismo. Podrían entrar en el once Hermoso, Lemar y Luis Suárez. Lodi, Herrera y Saúl serían los sacrificados. El Atlético lleva dos meses sin ganar lejos del Wanda Metropolitano (feudo fiable, con o sin aficionados) y así es muy complicado aspirar a nada. Lo dicho, sólo vale ganar. No hay otro discurso: ni cansancio, ni fortaleza mental ni baja forma de jugadores… Quien esté para jugar y para ganar, que salga. El que no, al banquillo. Alguno del filial se dejaría la vida por defender a su equipo en un partido así.

El Elche pierde por lesión a uno de sus fijos, a Mojica, pero tampoco puede Escribá pararse a llorar. Josema Sánchez se encuentra preparado para jugar. Su equipo está abajo y sólo un triunfo le daría esperanzas. El Elche sólo ha ganado cuatro partidos ligueros en su casa (Valencia, Eibar, Sevilla y Levante). Ha perdido otros cuatro. Y ocho los ha empatado, lo que significa que el conjunto ilicitano da guerra. Piatti y Lucas Boyé son las esperanzas locales de cara a la portería de Oblak. En el encuentro de ida el Elche plantó cara, pero la pegada del Atlético fue decisiva. No hay alternativa. Sólo importa vencer.



Fuente: As.com

Compartir