por qué los dos gigantes argentinos están un paso arriba de todos


Tras la coronación de Palmeiras de Brasil como campeón de la Copa Libertadores 2020 al vencer en la final al Santos del mismo país, enfrentamiento que se dio luego de eliminar en semifinales a River y Boca de Argentina, respectivamente, la CONMEBOL elaboró y publicó un ranking que llamó la atención a propios y extraños.

El ente sudamericano informó cómo quedó el listado de mejores clubes del continente de acuerdo con sus performances en los dos torneos que organiza, tanto la mencionada Libertadores como la Copa Sudamericana, teniendo en cuenta la actuación en la última década.

River lidera con comodidad la lista acumulando 10.652 puntos, casi dos mil unidades más que Boca Juniors, que quedó en segundo lugar con 8731,1. Más allá de esta diferencia entre ambos, quiero hacer especial hincapié en la superioridad que los dos gigantes argentinos están teniendo por sobre el resto de Sudamérica.

Es que, a pesar de que más abajo se ubican clubes como Gremio, campeón en 2017 y semifinalista en 2018 de la Copa Libertadores, Palmeiras, reciente campeón del certamen, y Nacional de Uruguay, Flamengo, Atlético Nacional de Medellín, Peñarol, Santos e Independiente para completar el podio, la diferencia con Boca y River es muy grande.

Yendo específicamente a los datos, lo que logró el equipo de Marcelo Gallardo en el último tiempo es realmente abismal, siendo protagonista de prácticamente todos los certámenes y dejando sin chances a muchos equipos que directamente sabían muy bien que no tenían chances de competir contra los del «Muñeco».

River fue campeón 2015, semifinalista 2017, campeón 2018, finalista 2019 y semifinalista 2020 de la Copa Libertadores, además de poseer dos trofeos anteriores: 1986 y 1996, que también suman a la hora de configurar el ranking. Sumado a la Sudamericana 2014.

Boca, por su parte, ganó seis Libertadores (1977, 1978, 2000, 2001, 2003, 2007) y dos Sudamericanas (2004 y 2005). Además, aunque no levantó trofeos en los últimos diez años, sufriendo varios reveses inesperados, avanzó siempre en la fase de grupos y disputó dos finales de Libertadores, hechos que le otorgan varios puntos.

Más allá de las unidades, lo que quiero remarcar es la tremenda superioridad de los dos equipos más grandes de Argentina y de los más importantes del continente: todos sabemos que Boca y River van a llegar, salvo una catástrofe futbolística, como mínimo a los cuartos de final de cada Copa Libertadores que disputan, al menos esa es la sensación que uno viene teniendo en los últimos años.

No ocurre con todos los equipos brasileros, ya que pareciera que se van turnando para llegar a su momento de gloria: en el último tiempo le tocó a Gremio, le tocó a Flamengo, le tocó a Palmeiras. Anteriormente San Pablo y Santos se imponían. Es mucho más rotativo.

En Argentina la cosa es distinta. Si bien el máximo ganador de la Libertadores es Independiente, el «Rojo» es un gigante dormido, y da la sensación de que en el mediano plazo no está en condiciones de poder pelear por otro título de esta magnitud. Pero Boca y River, River y Boca, cambiando planteles, modificando estructuras, siempre están ahí. Por algo será.





Fuente: 90min.com

Compartir