Piqué no pasará por quirófano y acortará los tiempos de baja


Gerard Piqué no quiere operarse. El central ha decidido realizar un tratamiento conservador para recuperarse de su lesión de un esguince de grado 3 en la rodilla derecha y una rotura parcial del ligamento cruzado anterior. Según informó Catalunya Ràdio, el central ha hablado con los médicos y ha tomado la decisión. La recuperación tiene sus riesgos, pero el catalán no quiere acostarse en la camilla.

Gerard Pique
Atletico de Madrid v FC Barcelona – La Liga Santander | Quality Sport Images/Getty Images

La recuperación sin pasar por quirófanos tiene sus riesgos, pero también puntos positivos. Si el futbolista responde bien al tratamiento, estará sobre el césped en el mes de abril, para el tramo final de temporada. No ocurriría así si hubiera decidido pasar por quirófano. La intervención supondría perderse la temporada en su totalidad y, quién sabe, si no volver a jugar en el Barcelona.

Gerard Piqué cumplirá el próximo mes de febrero 34 años y es consciente de que un parón de casi una temporada puede terminar lastrando su futuro deportivo. Prefiere evitar el quirófano y volver lo antes posible, más cuando en unos pocos años ya vislumbra una futura retirada del deporte profesional o, como mínimo, del de más alto nivel.

Los médicos, fisioterapeutas y rehabilitadores del conjunto blaugrana estarán muy cerca del central. El futbolista lo ha apostado todo a una carta y la recuperación no puede tener ni un error. Si no responde al tratamiento o recae, no podrá evitar el quirófano y ahí sí, le esperará más de medio año entre algodones.



Fuente: 90min.com

Compartir