Oviedo y Zaragoza, históricos en apuros en el Tartiere


Oviedo y Zaragoza transitan por un lugar muy diferente al que esperaban al comienzo del campeonato. Son dos plantillas construidas para pelear por los puestos de honor y que sin embargo luchan por salir de los puestos peligrosos de la tabla. Por eso, el duelo del Carlos Tartiere tiene aire de urgencia para los dos (sigue el partido en directo en AS.com).

El Oviedo llega a la cita tras un decepcionante empate en Fuenlabrada, en un choque en el que no supo administrar su ventaja en el marcador ni su superioridad numérica en el campo. El punto supo a poco para intentar que el objetivo de esta temporada no sea solo la permanencia.

Escudo/Bandera Oviedo

Para la cita de hoy, Ziganda se plantea cambios en su foco ofensivo, el que más sometido está a la crítica en los últimos tiempos. Blanco Leschuk no anota desde comienzos de diciembre y en ese contexto la habilidad goleadora de los medias puntas es esencial. El Cuco tiene dos bajas importantes por sanción, las de los titulares Mossa y Tejera. Lucas y Javi Mier parecen los sustitutos naturales.

Después de su frenazo en seco frente al Alcorcón, el Real Zaragoza acude al Nuevo Tartiere con un firme propósito de enmienda y dispuesto, de paso, a devolverle la moneda al Oviedo por el partido de la primera vuelta, donde el equipo de Ziganda se llevó los tres puntos de la Romareda en el debut de Iván Martínez, el entrenador que ocupó el banquillo entre Baraja y Juan Ignacio Martínez.

Escudo/Bandera Real Zaragoza

La semana ha estado marcada por la autocrítica, un ejercicio indispensable para afrontar el largo camino que le queda al equipo aragonés hacia la salvación. Al Zaragoza, otra vez con el agua al cuello, no le vale otro resultado que la victoria en Oviedo, aunque, como resalta JIM, va a ser imprescindible «un cambio de actitud y de mentalidad», después de presentarse destensado al partido frente al Alcorcón y sin ninguna capacidad de respuesta.

JIM pierde por COVID-19 a un titular indiscutible como Francho y tampoco puede disponer por lesión del uruguayo Sanabria, su recambio natural, así que el técnico, que no da una sola pista, se ha visto obligado a buscar una segunda solución para el centro del campo. Todo hace indicar que dará entrada a Nieto en el lateral izquierdo, adelantando la posición de Chavarría y que modificará el sistema, pasando de su habitual 4-3-3 al 4-2-3-1, con Eguaras y James en el doble pivote. Pero cabe también la opción de que apueste por Zapater o Adrián y que no toque nada más. En cualquier caso, el principal problema del Zaragoza es su falta de pegada, porque Álex Alegría, el refuerzo invernal que venía a paliar la inoperancia de Toro Fernández y de Vuckic, no ha visto puerta en cinco encuentros.



Fuente: As.com

Compartir