Omar Narváez sufrió un batacazo en Rosario y perdió el título latino de la categoría gallo


Omar Narváez volvió a subirse al ring este sábado. Y el chubutense, de 44 años, sufrió un desenlace inesperado, en Rosario. El ex campeón mundial perdió por fallo dividido ante Pablo Gómez, que le quitó así el título latino de la categoría gallo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Después de un combate a diez rounds, los jueces sorprendieron con sus tarjetas: uno de ellos vio ganador al «Huracán» por 96-94, pero los otros dos apoyaron al bonaerense por 96-94 y 97-93. Así, Narváez dio otro paso en falso en el último tramo de su extensa carrera.

Su último intento por reconquistar la escena mundial ocurrió en abril de 2018. En aquella oportunidad, el de Trelew desafió al sudafricano Zolani Tete, en busca de consagrarse en una tercera categoría (ya lo había intentado, sin éxito, en 2011 ante el filipino Nonito Donaire). Pero el ex monarca mosca y supermosca entregó una de sus peores actuaciones y no pudo lograr el cinturón mundial gallo de la Organización Mundial de Boxeo.

Luego de ese traspié, se recuperó ante Carlos Sardinez, en mayo pasado, cuando ganó el título latino que intentó defender este domingo.

Sin embargo, ahora volvió a ponerle suspenso a su futuro, con una derrota ante el ocupante del cuarto puesto en el ranking nacional. Tras la lectura de las tarjetas, Narváez (49 victorias, cuatro derrotas y dos empates) saludó a su rival y, muy serio, abandonó el ring sin hacer declaraciones.

Fue su primera derrota en un combate realizado en la Argentina, ya que anteriormente había sido derrotado en el Madison Square Garden ante Donaire, en Tokio ante el japonés Naoya Inoue (le arrebató la corona de la categoría supermosca de la OMB) y en Belfast ante Tete.

El que sí mostró alegría fue Gómez, con un título sudamericano como antecedente.

«Siempre soñé con pelear con Narváez, pero no me lo imaginaba, y menos ganarle», dijo el hombre de Malvinas Argentinas, en TyC Sports.

«Cada vez estaba más confiado, mejor parado. Fue un sueño ganarle a él, un gran guerrero. No lo puedo creer», dijo sobre el trámite de la pelea. Y estuvo de acuerdo con la decisión de los jueces: «Podría haber sido un empate, capaz. Pero si vamos al caso, yo metí las manos más claras».

Mirá también

A los 28 años, Gómez quedó con un registro de 12 triunfos (uno por nocaut), 10 derrotas y 2 empates.

Narváez, en tanto, dejó abierta la incógnita sobre qué sucederá con su carrera, en la que realizó 29 defensas exitosas de sus títulos mundiales.



Fuente: Clarin.com

Compartir