Nicolás De la Cruz sacó fuerzas en su peor momento para ser figura de River



Nicolás De la Cruz sacó fuerzas en su peor momento para ser figura de River 1

Nicolás De La Cruz vivió momentos de tensión en el último mes. Sin embargo, esta vez, a diferencia de otras, el uruguayo no se cayó. La fragilidad le dio paso a una gran fortaleza que se ve reflejada en la cancha. Con River como sostén, hoy se transformó en uno de los jugadores más importantes del equipo de Marcelo Gallardo. Fue figura en el Palacio Ducó pero también se viene destacando en otras canchas. Con este nivel de juego, la incógnita es saber cuánto tiempo más podrán disfrutar de su juego en Núñez.

El apellido De La Cruz fue noticia hace un mes cuando una hermana de Nicolás fue detenida junto a otro hombre en Caballito con 40 kilos de cocaína. Si bien se conoció que el futbolista de River prácticamente no tiene relación con ella, el hecho igualmente le generó un impacto negativo. De hecho, Marcelo Gallardo comentó en una conferencia de prensa que tendría una charla personal con él para acompañarlo.

Un par de días más tarde River visitó a Athletico Paranaense por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. De La Cruz no estaba teniendo un buen partido cuando Gallardo decidió sacarlo en el segundo tiempo. El uruguayo se enojó. Se fue de la cancha masticando bronca y con mala cara. Agachó la cabeza, no saludó al Muñeco y cuando Matías Biscay le estiró el brazo para contenerlo, se lo sacó.

Fueron días difíciles para el uruguayo. Encima, dos semanas después volvió a ser noticia por su situación judicial en Paraguay (fue acusado por un policía de haberle pegado en un partido de la Copa Libertadores Sub-20 que se jugó en Asunción en la que De La Cruz participó con Liverpool de Uruguay). La jueza que reemplazó interinamente al juez que intervenía en la causa libró una orden de captura al jugador de River sin constatar que no le habían mandado la notificación para declarar. Luego, lo corrigió en el sistema y la retiró. Pero el uruguayo recibió otro impacto negativo.

Lejos de caerse, De La Cruz siguió adelante. Se aferró a su juego. Se concentró en lo que tenía que afrontar con River. Y una vez más el cuerpo técnico que comanda Marcelo Gallardo fue clave para sostenerlo. Desde las charlas que tuvieron el Muñeco y sus ayudantes al trabajo de Sandra Rossi, la doctora en neurociencia. “Sandra es un valor importante para nosotros. No se ve dentro del campo de juego pero para nosotros es una posibilidad para abrirnos con ella y trabajar distintos puntos de vista desde la cabeza que para mí en lo personal fueron muy importantes”, le dijo De La Cruz a Clarín en una entrevista realizada a principios de este año.

Después de esos episodios, los aportes de De La Cruz fueron claves para el presente de River (en semifinales de la Copa Libertadores y al tope de la tabla en la Zona Campeonato A de la Copa Diego Maradona). Hizo el gol (después de fallar un penal convirtió tras el rebote en el palo dos veces y una en la espalda del arquero rival, Bento) del triunfo sobre Athletico Paranaense que aseguró la clasificación a los cuartos de final; provocó el penal que abrió el partido contra Nacional en la ida, convirtió un golazo en la revancha en Montevideo y le marcó otros dos a Huracán en Parque Patricios por la Copa Diego Maradona.

Tanto creció su juego en los últimos tiempos que 13 de los 17 goles que convirtió fueron desde agosto de 2019 a la fecha. En sus dos años anteriores en el club solo había convertido cuatro. Pero al margen de los goles, De La Cruz fue muy continuo en el juego. Con sus toques precisos, sus pausas, sus aceleraciones y sus asistencias, participó en varias de las otras jugadas de gol. Y maneja cada vez más lo hilos futbolístico del equipo. Ahora, con la presencia de Jorge Carrascal entre los titulares, encontró a un nuevo socio.

“Gallardo intentó mostrarme que si me tomaba un segundo para tomar las decisiones lo iba a tener, por las cualidades físicas que tengo para llegar un segundo antes que el rival. Y ahí tenía que bajar la velocidad para pensar y hacer una pausa. Jugar sin pelota a veces es tan importante como hacerlo con ella”, dijo De La Cruz. Pero, fiel al mensaje que baja el entrenador, apuntó a lo colectivo: “Lo más importante es que en los últimos partidos encontramos de nuevo la identidad que nos acompañó en muchos momentos”.

No se sabe cuánto más River podrá disfrutar de él. A De La Cruz se le vence el contrato en junio del año que viene. Enzo Francescoli está hablando con el representante del jugador para extender el vínculo que no sería de más de un año. Es que a Nicolás lo vienen siguiendo hace rato desde Europa. Hasta había trascendido que Pep Guardiola había puesto los ojos en él.



Fuente: Clarin.com

Compartir