Miguel Herrera se ganó a pulso la renovación, pero si tiene un mal año le tendrá que decir adiós al puesto


Miguel Herrera - Soccer Coach
Jam Media/Getty Images

Se acabó la espera y lo que era una cuestión de tiempo finalmente se confirmó: Miguel Herrera renovó contrato con el Club América y ahora estará ligado al club hasta el 2024, por lo que el Piojo podrá seguir demostrando en Coapa su efervescente americanismo durante cuatro años más.

A pesar de que está a un título de ser el entrenador más ganador en la historia del club, la polémica no se alejó de esta decisión y ha dividido a la afición en su máximo esplendor, pues hay quienes catalogan esta renovación como una auténtica tragedia para el club, mientras que otro sector aplaude la extensión de contrato; pero lo único cierto es que los resultados avalan la decisión.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

Miguel Herrera
Manuel Velasquez/Getty Images

Es difícil darle la razón a un bando, pues es innegable que el América de Miguel ha jugado bastante mal por momentos y el estilo de juego apenas se vislumbra en las últimas temporadas; sin embargo, los resultados están a la vista de todos: calificó a la liguilla en todas sus temporadas al frente del equipo y ya acumula cuatro finales disputadas.

Aunque es válido catalogar el primer campeonato del Piojo como un auténtico milagro, lo cierto es que la temporada siguiente se la robó de inicio a fin y sólo su viaje a la selección impidió que no lograra su bicampeonato. La segunda etapa ha sido un poco más irregular, pero al final del día ya ha podido levantar tres copas y llevar a las Águilas a dos finales de liga más. En ambas fue superior y mereció el título, pero todavía queda la duda de si ha sabido explotar el máximo de este equipo.

Todas las opiniones son válidas, pero cuando se trata del americanismo, todo lo que no sea perfección está mal para la afición. Esa es una característica que le ha dado grandeza al club pero que también le ha hecho pecar de malagradecido, tanto con sus jugadores como entrenadores; por lo que las nuevas críticas a la renovación de Miguel rayan más en el absurdo que en lo pensante.

No hay mejor entrenador para el América que Miguel Herrera por actitud, protagonismo, carácter y resultados. Esto hace innegable que la extensión se la ganara a pulso, pero acorde a las exigencias de este club, si no responde como lo ha venido haciendo, ese acuerdo se finiquita en un abrir y cerrar de ojos, por lo que el resultado de esta renovación se resume en dos palabras: mayor exigencia.

Si Herrera quiere convertirse en «el Ferguson del América» tendrá que continuar actualizándose y reinventándose, porque el mismo discurso a la larga se agota y eso se verá reflejado en resultados. Su equipo de trabajo más cercano deberá advertirle esta situación y desde la cúpula águila también tienen que recordarle que nadie es indispensable, mucho menos en el América.

Completamente de acuerdo con la renovación, pero si de un club nadie se puede fiar esas son las Águilas. Hace un par de décadas, en Coapa corrieron a un entrenador que dirigió al Real Madrid y que había conformado una auténtico trabuco vestido de amarillo con Leo Beenhakker, pero si no estás en línea a lo que marque la institución y el dueño, la puerta del club se hace inmensa.

El Piojo tendrá encima a la afición, pues se encuentra en la silla más polémica de la Liga MX, pero tampoco debe creer que es intocable y mucho menos que es el entrenador perfecto. Es ideal su personalidad con el América y los resultados lo avalan, pero sólo esto último indicará si en realidad continuará en el equipo. Por el bien del americanismo y sus vitrinas, ojalá que pueda completar estos cuatro años en el club.

Para más de Carlos Alberto Pérez, ¡síguelo también en Twitter como @CarlosAlbertoPG!





Fuente: 90min.com

Compartir