«Me gustaría volver a Boca como entrenador»


El ciclo de Daniele De Rossi en el fútbol argentino fue corto, solo defendió la camiseta de Boca Juniors por seis meses, pero aquel tiempo alcanzó para que el italiano de 37 años edad le quedara guardado en su cabeza su experiencia en el país sudamericano.

Durante la crisis mundial que se vive debido a la pandemia del coronavirus, Daniele de Rossi ofreció una entrevista para la cadena ESPN, en la cual habló de toda su trayectoria y no dejó pasar la oportunidad de recordar los grandes momentos que vivió en el xeneize.

Daniele De Rossi
El italiano cumpliendo uno de sus mas grandes sueños | Rodrigo Valle/Getty Images

“Necesitaría una cuarentena completa para contarles cómo es que me sentí en esos seis meses. Jugar para Boca Juniors es algo maravilloso, cumplí el sueño que tenia de niño, las cosas que pasan en las gradas son tan bonitas. La bombonera es el estadio más increíble y sensacional del mundo, deseo que todos los hinchas del fútbol puedan visitarlo durante un partido de Boca. Me siento privilegiado de haber jugado en él».

El italiano logró jugar solamente siete partidos, aunque los problemas musculares que tuvo durante su estancia no le permitieron mostrar su mejor nivel. Cinco de los partidos que disputó fueron en la Superliga, uno por Copa Libertadores y el otro por Copa Argentina.

Daniele de Rossi tiene claro que su paso por Boca Juniors fue lo mejor que le pudo pasar en su carrera como futbolista profesional, el poder vivir de cerca un partido con tanta pasión en argentina como lo es el Super Clásico vs River Plate fue algo que le quedará marcado de por vida, además de la gran pasión que viven los hinchas argentinos: «Argentina vive de pasiones por todo, desde la comida hasta la música y luego fluye al fútbol. Es un campeonato que podríamos discutir tácticamente, pero los jugadores nunca retiran las piernas, incluso en el entrenamiento. Nunca he visto a un jugador no dar el 200% de lo que tenían en sus cuerpos”.

Más allá de su breve paso por argentina, el jugador quedó enamorado del país, y no pierde las esperanzas de algún día poder regresar: «Extraño Boca, extraño Argentina y me preguntan por qué extraño Argentina. Me encantó todo lo que hice, disfruté cada minuto en Boca. Me gustaría volver como entrenador, pero es muy lejano eso. Estoy haciendo el curso pero me falta mucho». finalizó.





Fuente: 90min.com

Compartir