Masters de Augusta: Dustin Johnson, el número uno que ganó con récord luego de superar el coronavirus



Masters de Augusta: Dustin Johnson, el número uno que ganó con récord luego de superar el coronavirus 1

El estadounidense Dustin Johnson refrendó por qué es el número uno del golf mundial y vive un 2020 extraordinario, más allá de haber tenido que recuperarse del coronavirus. Este domingo conquistó por primera vez el Masters de Augusta y sumó el segundo Major de su carrera, tras el Abierto de Estados Unidos que había logrado en 2016.

El título de Johnson es aún más importante porque lo hizo con nuevo récord de golpes bajo el par (20) y la mayor ventaja (5) sobre sus rivales desde la plusmarca establecida en 12 por Tiger Woods en 1997.

El estadounidense alcanzó su primera chaqueta verde, que recibirá de manos de su compatriota Woods, con 268 golpes y cuatro rondas de 65, 70, 65 y 68 en el Augusta National. Aventajó por 5 impactos al surcoreano Im SunJae y el australiano Cameron Smith, único jugador de la historia que completa las cuatro rondas con menos de 70 golpes (67-68-69-69).

El golfista estadounidense había sido el campeón del último Tour Championship, que cerró la temporada en el circuito PGA, y se quedó con el trofeo de plata de playoffs de la Copa FedEx, un título que buscaba hace mucho. Retuvo el número uno del mundo y embolsó 15 millones de dólares en premios, para transformarse en el tercer jugador con mayores ganancias dentro de una cancha, solo detrás de Woods y Phil Mickelson.

Johnson confirmó que vive el mejor momento de su carrera, luego de superar una adicción a la cocaína -que él nunca reconoció públicamente- y dejar atrás años de conductas polémicas, que amenazaron con ponerle fin a su vida profesional prematuramente. Si hasta estuvo involucrado en un crimen… 

Johnson era aún un adolescente y estaba lejos de convertirse en una estrella del golf cuando protagonizó su primer escándalo. Con un grupo de amigos, robó una pistola, que luego fue utilizada en un asesinato. Como en el arma y en las balas se encontraron las huellas del futuro número uno, él quedó involucrado en el crimen. Aunque luego fue indultado, cuando se descubrió que no había participado en el homicidio, mientras que el verdadero culpable fue condenado a cadena perpetua. 

«Nunca tuve realmente relación con esas personas. Estaba en el lugar y el momento equivocados. Me miré después al espejo y me di cuenta de que esa persona no era realmente yo ni era quien yo quería ser. Yo quería ir a la universidad y quería jugar al golf. Fue una decisión fácil volver a estar en el camino correcto», contó en 2011 en una entrevista con el sitio Golf.com.

El estadounidense, señalado desde sus comienzos como un prodigio del golf, dejó atrás ese episodio y arrancó su carrera profesional en 2007. Enseguida consiguió la tarjeta para el PGA Tour y a finales de su primera temporada en el circuito mayor, en octubre de 2008, conquistó su primer título en Nueva York. Así confirmó que era uno de los proyectos más grandes del golf norteamericano.

Pero apenas dos años más tarde, en pleno ascenso, volvieron los problemas. En 2009 la revista Golf Magazine informó que el jugador había sido suspendido tras dar positivo en un control antidoping por consumo de marihuana. En 2012, circularon las versiones de que había fallado un nuevo test, aunque en esa ocasión la sustancia encontrada había sido cocaína.

Y en julio de 2014, luego de que Johnson y el PGA Tour anunciaran que el golfista se tomaría el resto de la temporada para «resolver algunos problemas personales», esa misma publicación aseguró que la ausencia respondía a una nueva suspensión por otro positivo por cocaína.

El PGA negó la sanción y aseguró que Johnson se había tomado un descanso voluntario. En tanto, el jugador argumentó que su retiro momentáneo estaba relacionado con el abuso de alcohol para lidiar con el estrés. «Mi manera de manejarlo era bebiendo o saliendo de juerga», explicó. 

Durante su tiempo alejado de los campos de golf, buscó la ayuda de especialistas y también la de su suegro, la ex estrella del hockey sobre hielo Wayne Gretzky, con cuya hija Paulina había comenzado una relación a principios de 2013. Algunas personas cercanas a Johnson aseguran que el apoyo y la guía de Gretzky fueron claves para que el golfista volviera a encarrilarse. Y en 2015, Johnson -hoy casado con Paulina y padre de dos hijos- regresó con todo.

Retornó al tour como un jugador más completo, con una fortaleza mental envidiable, una gran pegada y un juego corto exquisito. Y los resultados no tardaron en llegar. En marzo de ese año conquistó el World Championship en Florida y en agosto finalizó segundo en el US Open, que conquistó al año siguiente.

En la temporada 2016, sumó además títulos en el Bridgestone Invitational, en Akron (Ohio), y el BMW Championship en Olympia Fields (Illinois). Terminó cuarto en el Masters de Augusta y noveno en el Abierto Británico.

En febrero de 2017 llegó por primera vez al número uno del mundo, tras coronarse campeón del Genesis Open, en Pacific Palisades, California. Y conquistó más tarde otros tres títulos. En las temporadas siguientes, volvió a ser protagonista en los Majors: fue tercero en el US Open 2018 y segundo en Augusta y el PGA Championship, en 2019.

Este 2020 es de Dustin Johnson. Campeón del Masters de Augusta a puro récord.

HS



Fuente: Clarin.com

Compartir