Markel de oro y recuerdos de plata


Markel Bergara recibió en Anoeta el merecido homenaje por todos sus servicios prestados a la Real Sociedad. Retirado recientemente cuando pertenecía al Getafe con solo 33 años por culpa de las lesiones, el centrocampista de Elgoibar deja una huella imborrable en el club txuri-urdin, no solo por su nivel futbolístico, sino sobre todo por su calidad humana, siendo el ejemplo de cómo debe ser todo canterano salido y formado en Zubieta.

Bergara saltó al terreno de juego del Reale Arena en medio de una sonora ovación, con imágenes de sus mejores momentos en la Real en el videomarcador, acompañado del presidente realista, Jokin Aperribay, y con su hija de la mano. En el círculo central recibió la insignia de oro y brillantes, y después le hicieron pasillo algunos de sus compañeros en su estancia en la Real, los jugadores de su generación, con los que sacó del infierno al club donostiarra, llevándolo desde Segunda división a clasificarse para la Champions. Porque Markel perteneció a esa Real, la que sufrió algunos de los años más duros y negros de su historia reciente, y la que devolvió a Primera al club donostiarra. Recibió la insignia de oro y tuvo recuerdos de plata. Brillar ya había brillado años atrás esa Real.

Escudo/Bandera R. Sociedad

Mikel Aranburu, Xabi Prieto, Dani Estrada, Carlos Martínez, Mikel Labaka, Jon Ansotegi, Imanol Agirretxe y los actuales jugadores de la primera plantilla realista, Asier Illarramendi y David Zurutuza le hicieron pasillo y posaron luego con el centrocampista de Elgoibar. Ese bien podía ser un once inicial de la Real del último ascenso a Primera. ¡Qué recuerdos! Fue un detalle muy bonito por parte del club, porque sirvió para recordar el papel trascendental que ha tenido Markel en la historia más reciente de la Real. Demasiado castigado por las lesiones, que en momentos puntuales frenaron su carrera, eso no me ha impedido superar los 200 partidos oficiales con la Real, y tener una carrera de más de 300 encuentros oficiales en la élite. Nunca podrá olvidar que fue campeón de Europa Sub 19 con la selección formando centro de campo titular con Xavi Hernández, que ascendió a Primera con la Real y que llegó a jugar la Champions League como txuri-urdin. Su «Gora Real!» con el que terminaba su discurso sobre el césped en su homenaje todavía resuena en Anoeta. Markel recibió su merecida insignia de oro y con él volvieron dulces recuerdos de plata a la grada del Reale Arena.



Fuente: As.com

Compartir