Los silbidos del Camp Nou a un Barcelona que había metido 6 goles y un falso recuerdo de Guardiola


“Recuerdo que ganamos un juego en casa por 8-0 y los fanáticos silbaron. La gente no estaba feliz. Entonces, en el vestuario dijo: ‘¿Qué es lo que están buscando?”». La anécdota la cuenta Josep Guardiola en el documental sobre Bobby Robson, el técnico inglés que en la temporada 1996/97 dirigía al Barcelona, llamado «Bobby Robson: more than a manager» («Bobby Robson, más que un entrenador»). ¿Es posible imaginar que un equipo golee de local y los hinchas lo reprueben con silbidos? ¿Sucedió realmente lo que cuenta el actual entrenador del Manchester City​​? ¿Qué pasaba en aquel momento en el club catalán?

El paso del tiempo borra algunos recuerdos o los distorsiona. Guardiola rememora que fue una goleada por ocho tantos. Algunas fuentes citan ese momento en octubre de 1996, cuando el equipo culé vapuleó 8-0 al Logroñés. Pero el partido en cuestión fue en realidad un 6-0 a Rayo Vallecano, el 26 de enero de 1997.

Mirá también

Barcelona ganaba 5-0 con dos goles de Ronaldo y uno de Luis Enrique, Sergi y Contreras. En la parte final, Juan Antonio Pizzi​ ​metió el sexto. Sin embargo, el público despidió al equipo con silbidos.

“Un diario publicó que Barcelona no había jugado al fútbol, ¿se imaginan?”, se escucha en el documental la voz en off de Robson, quien falleció en 2009 pero está omnipresente durante una hora y media.

“6-0: El Barcelona se reencuentra con el gol, aunque no con el buen fútbol”, tituló el diario español ABC. “Le fue sencillo al equipo de Robson anotarse un set en blanco ante un Rayo Vallecano tocado por la mata suerte. Un resultado quizá excesivo pero que recarga las baterías de la moral y la autoestima en el momento en que ambas son más necesarias”, escribió Enric Bañares en La Vanguardia.

El título del diario ABC de España tras la goleada del Barcelona al Rayo Vallecano 6-0 en 1997.

El título del diario ABC de España tras la goleada del Barcelona al Rayo Vallecano 6-0 en 1997.

Bañares describe la desesperación que tenía el equipo de Robson: “El talante y la actitud combativa e inconformista fueron los mismos. Como también lo fueron la anarquía, el individualismo, el incontrolado afán de agradar, la urgencia por romper el síndrome del Camp Nou, la necesidad de ofrecer un desagravio a los socios”.

En la conferencia de prensa tras la goleada, el técnico que dirigió a la Selección de Inglaterra en los mundiales 86 y 90 se despachó: “La gente se queja del sistema, pero hemos alcanzado los 60 goles y eso es así a causa del sistema y, por supuesto, de la contribución y el duro trabajo de los jugadores, claro”.

Bobby Robson no entendía por qué el público del Barcelona no disfrutaba de su equipo. (Foto: AP)

Bobby Robson no entendía por qué el público del Barcelona no disfrutaba de su equipo. (Foto: AP)

Ese día también se expresó Francisco García, Paquito, entrenador del Rayo Vallecano, cuando lo consultaron sobre la teoría de ganar sin jugar bien. “Esa teoría dénmela. Me gusta mucho. La quiero para mí. Ya querría yo ganar siempre, aunque sin desarrollar el mejor de los juegos”.

Cuatro días más tarde, Barcelona derrotó a Real Madrid​ 3-2 por la Copa del Rey. Y Robson, que tenía de ayudante a un joven José Mourinho, seguía enojado. “Un partido como el de hoy no se remonta si no tienes calidad. El equipo gana, pero no tiene el crédito que merece. ¿Creen que se puede pasar de un 1-2 a un 3-2 frente a un gran equipo sin espíritu y calidad?», bramó.

Mirá también

Muchos años después, Carles Rexach, ex jugador y entrenador del Barcelona, recordó la goleada pero también falló en el resultado. “Aquí la gente es muy crítica y muchas veces no se dan cuenta de lo que tienen hasta que lo pierden. Aquí se ha criticado a Johan, a Pep en sus comienzos, a Tito, a Robson… Es impensable que se silbe con un 8-0, pero esto pasa en los grandes como Madrid y Barça que muy a menudo están en crisis”. En ese tiempo las críticas llovían sobre el argentino Gerardo Martino​.

Lo concreto es que Robson quedó en el medio de una disputa política cuando llegó al Barcelona. Se lo explicó a Clarín Roger Xuriach, secretario de redacción de la Revista Panenka. “Tenía 13 años por aquel entonces pero fui a todos los partidos en el Camp Nou. Cómo olvidar a Ronaldo, nunca vi nada igual sobre el césped… “, cuenta desde su casa catalana en la que cumple ya 34 días de cuarentena.

Ronaldo, Giovanni y Pep Guardiola, el Barcelona de Bobby Robson que fue silbado.  [AP Photo/EFE, Lavandeira]

Ronaldo, Giovanni y Pep Guardiola, el Barcelona de Bobby Robson que fue silbado. [AP Photo/EFE, Lavandeira]

Roger agregó: “Es cierto que el equipo jugaba ramplón y Robson traía consigo un sistema muy distinto al de Johan Cruyff. Insisto: hay que entender el contexto, es vital hacerlo: el barcelonismo está dividido entre los que echaban de menos a Cruyff -destituido un año antes- y los que ya no podían verlo más y no lo querían ver ni en pintura. Los puristas del estilo vieron una traición el sistema del técnico inglés, que aunque fue uno de los equipos más goleadores de Europa aquel año no jugaba tan atractivo como el paladar del socio culé deseaba”.

Mirá también

De la misma manera, Roger apunta: “Ya entonces los medios de comunicación barcelonistas se ubicaban en trincheras; los que defendían a Nuñez y los que defendían a Cruyff. Exactamente lo mismo que en la actualidad: los que defienden a Rosell/Bartomeu y los Laportistas/Guardiolistas”. Para entender un poco la actual crisis del club en el que brilla desde hace más de una década Lionel Messi​.

Robson proyectaba dirigir dos temporadas. En la primera ganó tres de los cuatro torneos que disputó. Pero no le renovaron. Lo sucedió el holandés Louis Van Gaal.



Fuente: Clarin.com

Compartir