Los señalados de Londres – AS.com


La eliminación del Real Madrid en Londres ha despertado la furia de parte de la afición madridista que, si bien valoran la dificultad de haber llegado hasta semifinales a pesar de todos los problemas atravesados esta temporada, no aceptan la imagen dada por el equipo en el último partido contra el Chelsea. En este caso, las críticas no incluyen a todo el equipo y van dirigidas a ciertas figuras del vestuario que no han dado la talla en el momento más importante de la temporada. Algunas de ellas podrían tener sus días contados en el conjunto blanco.

Zinedine Zidane

El entrenador es de los que peor parado ha salido de Stamford Bridge. Sus decisiones fueron claves para alcanzar las semifinales, así como para seguir vivos en la lucha por la Liga. Sin embargo, de forma inentendible, se enredó tanto en la ida como en la vuelta contra el Chelsea apostando por un sistema (1-3-5-2) que en ningún momento fue efectivo. En Londres, cuando el equipo pedía un cambio a gritos, no solo se enrocó en su idea durante casi los 90 minutos, sino que lo hizo con jugadores fuera de forma, dejando en el banquillo a otros que llegaban más rodados. Colocar a Vinicius de carrilero, darle entrada a Mendy y Ramos o mantener a Hazard casi todo el encuentro, manchan el que ha podido ser su último partido en Europa como entrenador del Real Madrid.

Eden Hazard

El club siempre ha defendido al belga. Desde la directiva hasta la plantilla, pasando por el cuerpo técnico, lo han arropado en los últimos meses, conscientes de las dificultades que ha vivido desde su llegada al Madrid. Sin embargo, en Londres podría haber caído ese ‘escudo’. Hazard jugó un partido pésimo, en el que puso más ganas que fútbol. La falta de continuidad se le notó desde la primera parte, mostrándose incapaz de superar rivales y siempre participando lejos del área. Se le fichó para ser decisivo en partidos como estos (costó más de 100 millones, la compra más cara de la historia del club) y no fue capaz de aportar nada. Sin embargo, lo que más ha molestado al madridismo es la imagen final, una vez terminado el partido, riéndose con algunos ex compañeros del equipo inglés. La confianza que había en él se ha esfumado en algo más de 90 minutos y su continuidad en el Real Madrid está más en duda que nunca.

Sergio Ramos

Zidane no le hizo ni mucho menos un favor poniéndolo de titular. Ramos, que apenas ha jugado dos partidos completos en todo 2021 (Osasuna en Liga y Athletic en Supercopa) y que venía de un mes de inactividad por una lesión muscular, ha sido el que más ha sufrido el ritmo infernal que ha propuesto el Chelsea. Ha cerrado con oficio varios ataques peligrosos, pero a medida que iba avanzando el duelo se le ha visto más desbordado. La falta de minutos en este tramo de temporada se le ha notado. Podría ser otra amarga despedida: una leyenda del Madrid en Champions que sigue sin renovar y que ha podido jugar su último partido de blanco en la máxima competición continental.

Ferland Mendy

Como Ramos, el francés no debió ser titular, y mucho menos en una posición en la que apenas ha jugado esta temporada. En ningún momento estuvo cómodo y se le vio con dudas de si tenía que mantenerse abierto o, por el contrario, ayudar por dentro. En ninguna de las dos partes del campo estuvo acertado. Con balón no aportó nada y, en defensa, le costó un mundo ayudar a los tres centrales al encontrarse casi siempre lejos de la jugada. Se esperaba más del lateral izquierdo titular del Madrid.

Marco Asensio

Un nuevo examen final para el balear y otro suspenso. Zidane no apostó por él en el once consciente de que con el Chelsea más cansado podría lucir más y mejor su calidad. Nada más lejos de la realidad, sus intervenciones volvieron a estar vacías de contenido. Probó con algunos centros laterales que nunca llegaron a buen puerto y con regates que no valían para eliminar rivales. Ha perdido la verticalidad que le hizo brillar durante sus primeros años en el Madrid y todo el crédito que tenía por parte del club empieza a agotarse.

Vinicius

Hizo lo que pudo en una posición en la que solo ha jugado unos minutos esta temporada. El carril se le quedó largo y en los pocos uno contra uno que tuvo ante Chilwell ni siquiera se animó a encarar. El problema del brasileño es que desde su brillante noche contra el Liverpool ha dejado de ser desequilibrante. Son ocho partidos, siete de ellos como titular, en los que no ha marcado y no ha dado asistencias. Jugadores como él, que cuentan con la confianza total del entrenador, deberían aliviar el problema de gol que tiene el equipo. Sin embargo, en los últimos encuentros ha vuelto a cegarse de cara a puerta.

Escudo/Bandera Real Madrid



Fuente: As.com

Compartir