Los ídolos están de vuelta: Sergio Ramos y Fran Escriba



Los ídolos están de vuelta: Sergio Ramos y Fran Escriba 1

El fútbol acostumbra a volver a lo bueno conocido tras los fracasos de lo bueno por conocer. Esta semana se han cumplido dos años del regreso de Zidane al Madrid y hace cuatro partidos desde que comenzó la segunda parte de Fran Escribá en el Elche. Los dos salieron voluntariamente, abrazados al éxito, y los dos emprendieron el camino de vuelta en situaciones extremas. Hoy se ven en Valdebebas muy exigidos, aunque con condiciones más ventajosas para el Elche (sigue el partido en directo en AS.com).

En la cita estará Ramos. No se descarta incluso que sea titular. Desde que el 6 de febrero fue intervenido de su rodilla izquierda su hoja de ruta fue llegar al partido de vuelta ante el Atalanta, aunque no juega desde el 14 de enero. En los últimos cuatro años, el Madrid ha perdido ocho de sus doce partidos europeos sin el capitán. Así que el equipo y el jugador son conscientes de su importancia en encuentros de gran tamaño. Más cuando la Champions se ha convertido en la salida de emergencia más al alcance del Madrid. En España su influencia no es tan notable. De hecho, de los nueve partidos en que ha faltado tras su última lesión, el Madrid recuperó terreno en la Liga y sólo sumó una derrota (ante el Levante).

Hazard, décimo intento

También regresa, como Ramos y con tres entrenamientos, Hazard, caso clínico y casi crónico. Será su décimo volver a empezar tras nueve lesiones (la última le ha parado mes y medio) y una convalecencia por coronavirus en poco más de año y medio. El belga ha pasado en ese periodo 320 días lesionado y se ha perdido, por ese motivo, 50 partidos. Su caso es extremadamente más grave que el de Bale. El galés, que también llegó tocado al Madrid, jugó 44 partidos y metió 22 goles en su primera temporada. Con un precio similar, Hazard, en 20 meses, ha disputado sólo 35 partidos y anotado cuatro tantos.

Hazard y Benzema, durante un ejercicio en el último entrenamiento del Madrid.

La cercanía del duelo ante el Atalanta y la recuperación de efectivos (sólo Carvajal y Mariano siguen fuera) da la oportunidad a Zidane de refrescar el equipo. Valverde puede tener una oportunidad (en lugar de Modric, probablemente, porque Casemiro, suspendido en Champions, es seguro). Marcelo, que lleva un mes sin jugar, recayó y se queda fuera. En el ataque, Benzema es irrenunciable y sigue pendiente la cuestión de Asensio, genio invisible. Titular en los últimos siete partidos, no registra goles ni asistencias en ese periodo. Otro tren se le ha ido. Y le cierra el paso a Vinicius, que con sus altibajos es el tercer goleador del equipo (4) y el segundo asistente (4). El cambio de guardia parece inevitable.

Badía, líder en paradas

El Elche comparece optimista. El 4-4-2 de Escribá ha revitalizado al equipo, que ha ganado dos de sus últimos cuatro partidos, un dato esperanzador teniendo en cuenta que sólo sumaba tres victorias en Liga en los 21 precedentes. Escribá es una autoridad en el club. Tomó al equipo en Segunda en 2013 y lo ascendió con el récord de ser líder de la primera a la última jornada. Después lo mantuvo dos años en Primera, aunque en la segunda fue descendido por razones económicas y el técnico decidió marcharse por la puerta grande. Le quedaban dos años de contrato y había ascendido a ídolo. Incluso le habían puesto su nombre a una palmera del Parque Municipal. «Me voy con heridas, pero sanarán», dijo.

Ahora llega fuera del descenso por primera vez en diez jornadas y no ha desentonado pese a que subió por sorpresa y con retraso y cambió trece jugadores en verano. Ahora han llegado cuatro más: Mojica, Gazzaniga, Helibelton, lateral colombiano recomendado por Almirón, y Piatti, de largo recorrido en LaLiga y en paro tras su salida de Toronto. Sólo el primero ha debutado. Así que casi con los mismos (hoy le falta Rigoni) Escribá le ha dado la vuelta a un equipo peculiar: ningún otro remata menos en la Liga pero sobrevive porque su porcentaje de acierto (un 17,7% de sus disparos acaba en gol) sólo está por debajo de los de Atlético, Real Sociedad y Barça y porque Badía, su portero, es el que más paradas hace en el campeonato. Eso espera hoy al Madrid, un equipo cerrado, con pocos cambios pese a que juega tres partidos fuera en nueve días, y certero en sus llegadas. Justo lo que este año le ha matado en Valdebebas…



Fuente: As.com

Compartir