Los dos aciertos y los tres errores del Barcelona en su victoria como local frente al Levante


Estos son los dos aciertos del Barça en su victoria:

ACIERTOS

Se volvió a la senda de la victoria

Después de un no mal partido, los de Koeman consiguieron lograr por fin una victoria que se necesitaba como el comer. Sin brillar en demasía el Barça consiguió a base de coraje y de intentarlo una y otra vez sin rendirse una victoria que sabe a gloria. Se afrontará la semana con mas positivismo sabiendo que el liderato se encuentra a nueve puntos virtuales. Una derrota dejaría a los catalanes en una situación muy complicada

Marc-Andre Ter Stegen, Ronald Araujo
FC Barcelona v Levante UD – La Liga Santander | David Ramos/Getty Images

Consolidación de Araújo

El central uruguayo disputó un gran partido e hizo olvidar por momentos la fatídica lesión de Gerard Piqué. Jugó muy cómodo durante los noventa minutos al lado de Lenglet, exceptuando una jugada al inicio del choque.

FBL-ESP-LIGA-BARCELONA-LEVANTE
FBL-ESP-LIGA-BARCELONA-LEVANTE | LLUIS GENE/Getty Images

ERRORES

Mal partido de Busquets

Con el cambio al 4-3-3, Sergio Busquets ha sufrido mucho a la hora de correr hacia su propia portería. La distancia entre el de Badía y los centrales ha sido mucho mayor de la necesaria para poder defender con fiabilidad las contras de un equipo veloz como es el Levante. La culpa no es toda de Sergio, pues Coutinho y De Jong han ampliado esa distancia presionando demasiado arriba para lo que debe hacer un interior, y mas aún si la presión es tan pobre.

Lentitud en la circulación

En ningún momento del partido se le ha dado velocidad a la circulación de balón. Muy lejos queda ese Barça que atacaba con ritmo… Para poder llevar a cabo la idea del técnico holandés se necesitaría imprimir muchísima mas velocidad a las basculaciones con balón.

Mickael Malsa, Lionel Messi, Ruben Vezo, Nikola Vukcevic
FC Barcelona v Levante UD – La Liga Santander | David Ramos/Getty Images

Demasido orgullo por parte de Ronald Koeman

El técnico holandés prefirió no manchar su orgullo dejando a Riqui Puig sin ningún minuto cuando le hubiese venido como anillo al dedo al equipo en la segunda mitad. No es la primera vez que Ronald Koeman tiene un comportamiento como ese, y a largo plazo puede llegar a perjudicar bastante al equipo. En partidos como este es cuando mas se necesita el descaro, la visión y la verticalidad del catalán.



Fuente: 90min.com

Compartir