Los cuatro fallos y el único acierto del Real Madrid ante el Athletic Bilbao


Los merengues no estarán el domingo en Sevilla después de verse sorprendidos por un gran Athletic Club, que aprovechó dos errores clamorosos de Lucas Vázquez en la primera mitad para conseguir una ventaja importante en el marcador. El Real Madrid reaccionó en la segunda mitad y el gol acabó llegando, pero en los minutos finales no tuvieron suerte de cara a puerta y la remontada heroica se les escapó, como la opción de revalidar esta Supercopa de España.

Marco Asensio es la única esperanza

Benzema hizo el único tanto para los merengues, pero quien más lo intentó y lo mereció fue el mallorquín, que hasta los minutos finales fue el que más miró a la portería. Miró y disparó sin fortuna pues cuando sus tiros no se fueron desviados por poco, se encontraron con el palo o el larguero y ya le ha sucedido varias veces en los últimos encuentros. Sin embargo, Asensio dejó muy buenas sensaciones siendo el más destacado de los hombres de campo de Zidane. Courtois fue el mejor.

Inigo Martinez, Marco Asensio
Marco Asensio fue el madridista que más lo intentó | Soccrates Images/Getty Images

Lucas Vázquez vuelve a los infiernos

El lateral gallego había cambiado radicalmente su trayectoria con su racha más larga como titular en el Real Madrid entre las posiciones de lateral y extremo. Lucas Vázquez se estaba ganando el puesto en cada partido e incluso se había deshecho de las críticas y los chistes que le rodeaban, pero hoy volvió a caer. Primero cometió un error en la salida de balón y la jugada terminó con Raúl García marcando y después, tras otro fallo, agarró a Íñigo Martínez dentro del área. Penalti clamoroso y el navarro subía el segundo al marcador.

Lucas Vazquez
Lucas Vázquez alejó al Real Madrid de la final | Soccrates Images/Getty Images

Reacción tardía

El propio Marco Asensio reconocía tras el final del partido que el equipo cambió tras el descanso, pero no fue suficiente para igualar un partido que dejaron escapar en la primera mitad. Los dos tantos de Raúl García fueron demasiado para un Real Madrid que, con sustituciones o sin ellas, no fue capaz de dar la vuelta al encuentro. Zidane buscó refresco y alternativas, y el equipo fue mejor en la segunda parte, pero los blancos siempre llegaron tarde.

Pocas ideas en ataque

Al igual que sucedió ante Osasuna en Pamplona, el Real Madrid demostró tener muy pocas opciones en el campo contrario cuando el rival se cierra y defiende cerca de su área. Los centros laterales siguen sin ser la solución por mucho que Zidane se empeñe en apostar por ellos, pero es que tampoco tuvieron más alternativas ante el buen trabajo del Athletic Club y la pasividad de los hombres de arriba. Ninguno de los titulares en el frente de ataque desbordó, todos esperaban balones al pie y ahí solo Asensio generó peligro. Vinicius lo intentó, pero fue muy tarde.

Karim Benzema
El Real Madrid volvió a congelarse cerca del área rival | Soccrates Images/Getty Images

Adiós al primer título del año, hola a las dudas

Si el empate en Pamplona ya despertó las primeras críticas, esta derrota ante los leones no hará más que aumentar la presión en un Real Madrid que deberá descansar y corregir sus fallos en estos días de descanso extra que tendrá. Los blancos no revalidarán la Supercopa cosechada hace un año, pero ahora mismo tienen problemas más importantes de los que preocuparse como una indiscutible falta de gol que les aleja de la pelea por cualquier título.



Fuente: 90min.com

Compartir