Los 10 resultados más locos de la Copa de la Liga Profesional


Ya se disputó más de la mitad de la Copa de la Liga Profesional. A pesar del contexto de la pandemia, con equipos diezmados de figuras, sin un buen nivel futbolístico, la actual competencia tiene un hecho destacado: los resultados locos, la imprevisibilidad de una fecha a otra. Un equipo que llega de banca y otro de punto y… salta la banca. En el cierre de la séptima fecha, con 91 partidos disputados, un repaso por los 10 partidos que sorprendieron a todos.

1) Estudiantes 2 – River 1 (Primera fecha)

El contraste entre las campañas recientes entre uno y otro era notable. El Pincha llevaba 8 encuentros sin ganar de local y el Millo, 17 sin perder como visitante. Antes del final del primer tiempo, el equipo del debutante Ricardo Zielinski se quedó con diez por la expulsión de Fernando Tobio. Matías Suárez puso en ventaja a River pero enseguida empató Mauro Díaz. Y en la última jugada, Fabián Noguera, de cabeza, logró una agónica victoria. Otra vez el Ruso Zielinski lo hizo frente a River.

2) Argentinos 0 – Platense 1 (Segunda fecha).

Es costumbre que los equipos recién ascendidos tarden en acomodarse a la nueva categoría. El Calamar, un histórico en otros tiempos, volvió a jugar en la A después de algo más de 21 años. Y fue a La Paternal, un viejo rival que en los últimos años en Primera había oficiado de clásico, algo que no sucedía en los primeros tiempos. A seis minutos del final, Jorge Pereyra Díaz consiguió un inolvidable triunfo en regreso de Platense.

Jorge Pereyra Díaz festeja el 1-0 de Platense ante Argentinos.

Jorge Pereyra Díaz festeja el 1-0 de Platense ante Argentinos.

3) Banfield 0 – Colón 3 (Tercera fecha)

El equipo de Javier Sanguinetti fue la gran sensación en la Copa Diego Maradona. Llegó a la final con Boca, que perdió por penales. También mostró un buen nivel en el comienzo del actual torneo, con victorias sobre Racing y Arsenal. También el Sabalero llegó al Sur con dos jugados, dos ganados. Pero el favorito era, por lógicas razones, el local. Sin embargo, Colón logró un contundente 3-0, con goles de Alexis Castro, Nicolás Leguizamón y el Pulga Luis Miguel Rodríguez, cada vez más ídolo popular.

4) San Lorenzo 0 – Central Córdoba 4 (Tercera fecha)

El Ferroviario logró continuar en Primera porque por la pandemia se suspendieron los descensos. De flojas campañas en la última Superliga y en la Copa Maradona, el regreso del Sapito Gustavo Coleoni le inyectó renovadas energías al plantel. San Lorenzo había ganado en el debut de Diego Dabove a Arsenal, a Liniers de Bahía Blanca en la Copa Argentina y había perdido con Colón en Santa Fe. Pero nadie imaginaba una goleada así, la mayor del equipo santiagueño como visitante en Primera. Curiosamente, la anterior también había sido en el Nuevo Gasómetro: 4-1 en 2019.

Enorme victoria de Central Córdoba en el Nuevo Gasómetro. Foto: Fotobaires.

Enorme victoria de Central Córdoba en el Nuevo Gasómetro. Foto: Fotobaires.

5) Arsenal 0 – Estudiantes 5 (Cuarta fecha)

En un domingo a puro gol, el Pincha sorprendió con el 5-0 el equipo de Sarandí, que acumulaba su cuarta derrota consecutiva en un pésimo arranque. Desde la llegada a Primera allá por el 2002, fue la quinta vez que un equipo metía 5 goles en 268 partidos en el Viaducto. Pero el segundo en el que el local no podía marcar (5-0 Central en 2009). El Ruso Zielinski se animó a decir que sus equipos siempre estuvieron entre los mejores promedios de gol.

6) Vélez 1 – Boca 7 (Cuarta fecha)

En rato más tarde, la máxima goleada hasta ahora de la Copa. Vélez llegaba con puntaje ideal y una racha de seis victorias consecutivas. Boca, a los tumbos después de empatar de local con Sarmiento y vencer sin luces a Claypole (recién ascendido a la Primera C)  por la Copa Argentina. En un desarrollo inusual, con un arranque del segundo tiempo en el que Vélez tuvo al menos tres situaciones como para igualar 2-2, la conexión colombiana (Fabra/Cardona/Villa) liquidó el duelo. Fue un resultado histórico porque nunca un equipo le había marcado siete goles a Vélez en el estadio José Amalfitani.

7) River 0 – Argentinos 1 (Cuarta fecha)

Después de la derrota inicial en el renovado estadio de Estudiantes, el equipo de Gallardo se recuperó con dos victorias, ante Central (3-1) en el regreso oficial al Monumental y ante Platense (1-0) en Vicente López. El Bicho acumulaba tres derrotas seguidas y muchas críticas sobre la flamante gestión de Gabriel Milito. Encima, un escenario en el que siempre le costó ganar: la novena y última en 66 partidos había sido en 2010. En tiempo de descuento, Gabriel Florentín, con la 10 de Diego en la espalda, logró el gol de una impactante victoria de Argentinos.

8) Independiente 6 – Sarmiento 0 (Quinta fecha)

No tuvo un buen debut Julio César Falcioni en su regreso al Rojo: perdió 1-0 de local Lanús. Sin lucir, el Emperador comenzó a armar el equipo de atrás hacia adelante y a sacar puntos con triunfos muy ajustados: 1-0 a Patronato, 1-0 a Gimnasia, 2-1 a Newell’s y 1-0 a Villa Mitre (por Copa Argentina). Sarmiento se había lucido en la Bombonera quince días antes. Pero explotaron los goles por duplicado en Independiente: Sebastián Palacios, Silvio Romero y Jonathan Menéndez.

9) Godoy Cruz 1 – River 6 (Sexta fecha)

El Tomba, de muy mala campaña en la última Copa Diego Maradona, tuvo un arranque prometedor de la mano del Gallego Sebastián Méndez: tres victorias, un empate y dos derrotas. River llegaba sin mostrar su mejor versión, ni en el 0-1 ante Argentinos y menos en el 1-1 con Boca en la Bombonera. Por eso, la goleada resultó sorprendente. Encima. El colombiano Rafael Santos Borré se transformó en el segundo jugador extranjero en la historia del Millo en marcar 4 goles en un partido, igualando al uruguayo Walter Gómez, quien consiguió esa marca en 1954.

10) Sarmiento 3 – Defensa 1 (Sexta fecha)

El Verde de Junín llegaba golpeadísimo: después del 0-6 en Avellaneda, hubo 17 casos de Covid-19 en el plantel e incluso el técnico Mario Sciacqua tuvo que ser internado. Diezmado, recibía al Halcón, campeón de la última Sudamericana, que venía de golear a Newell’s por 4 a 0. El local tenía todas las de perder. Y ganó 3-1, porque el fútbol así, impredecible, cambiante, irregular, en el que un equipo que llega de punto puede hacer saltar la banca. Y todavía falta un largo recorrido para el final de la Copa de la Liga Profesional.





Fuente: Clarin.com

Compartir