Los 10 mejores futbolistas de Brasil en toda su historia


Entre la samba y la caipirinha, y el calor de las playas, yacía un talento detrás de otro, con un distintivo común: la alegría por encima de todo. Gambetas, engaños de todo tipo y festejos especiales, así sienten el fútbol ellos, como lo que es: un juego.

A continuación, repasamos los diez mejores jugadores de la historia de Brasil:

El Doctor ha dejado una huella imborrable en la década de los ’80; dentro de la cancha, por su pase y regate corto, y también fuera, en Corinthians luchó por la autogestión del deporte y contra la dictadura en Brasil. Chapeau.

Fue el mejor lateral izquierdo de la historia de Brasil. Con su Selección ha conseguido alzar la Copa América (1997 y 1999) y el trofeo mundial (2002). Entregó el manual más avanzado de los tiros libres: los niños intentan imitarlo y caen en depresión. El Real Madrid lo amó.

Vigente como nunca. Ney tiene una gambeta poco habitual en el fútbol de hoy y por ello marca la diferencia. Además, ahora sumó el pase a su repertorio, característica no solíamos ver en él. Es el delantero más codiciado del mundo. Actualmente juega en el PSG.

El Chapulin registró la secuencia más eficaz para los talentosos: gambeta corta y puntazo veloz. Así se cansó de convertir goles (690). Fue Campeón de América (2) y del Mundo con Brasil. ¿Cuántos millones costaría hoy O Baixinho?

Integró la delantera más temible de la historia junto a Rivelino, Pelé, Gerson y Tostao. Destacó por su velocidad de regate y su capacidad goleadora. Solo a un brasilero como él no le cuesta suceder a Garrincha. Hasta Ruggeri lo diría: «Terrible jugador».

Si no lo conocías en imágenes, mirá el video del margen superior. Gambeteador, de gran técnica y pateador de tiros libres: llevó todo lo aprendido en el barrio de Quintino Bocaiúva al campo de juego. Otro crack manchado por no conseguir un Mundial.

Fue apodado Garrincha por el pájaro feo, veloz y fácil de atrapar, algo que difícilmente podrías lograr ante el mejor extremo de la historia del fútbol. Se consagró campeón dos veces de la Copa del Mundo (1958 y 1962). Lamentablemente, falleció bajo los efectos del alcohol.

A pesar de su porte, de más de 183cm y unos 83 cambiantes kilogramos, sorprendió por su habilidad con el balón y la velocidad en ejecutaba cada movimiento. Muchos lo consideran el mejor centrodelantero de la historia. Campeón del Mundo (2) y de América (2) con su Selección y de UEFA, entre otros títulos, con el Inter. Pasó por el Real Madrid, Barcelona, Milán… ¿Qué más le podíamos pedir?

Se encargó de mostrar la samba dentro del campo de juego. Bailó con el balón, obvio, acompañado de sus rivales. El Barcelona y la Selección tuvieron la dicha de observar su mejor rendimiento. Ganó todo, pero quedémonos con su gracia mágica para jugar.

Fundador del Jogo Bonito y considerado como el mejor futbolista de todos los tiempos. La Perla Negra, que era la síntesis entre potencia y habilidad. ganó tres mundiales con su Selección y estuvo casi veinte años -llenándole las vitrinas con absolutamente todo- en Santos. O Rei.





Fuente: 90min.com

Compartir