Lo que el COVID-19 dejó pendiente



Lo que el COVID-19 dejó pendiente 1

El 8 de marzo se disputaron los últimos partidos de Primera División. Unos días después se acordaba la suspensión de todos los eventos deportivos y se decretaba el Estado de Alama debido a la grave situación provocada por el COVID-19.

Aquel 8 de marzo Osasuna se midió al Espanyol en casa y los rojillos lograron una victoria gracias a un penalti que Roberto Torres transformó a los Panenka. Los de Arrasate sumaban un total de 34 puntos y veían la salvación cerca. Nadie hubiera imaginado que ese iba a ser el último partido hasta mucho tiempo después.

Los rojillos deberían haber disputado el día 15 uno de los partidos más atractivos de la temporada. Estaba programado que visitaran el Reale Arena para medirse a una Real Sociedad que es cuarta con 46 puntos. Cientos de aficionados rojillos tenían previsto viajar a la ciudad vecina.

A los navarros les esperaban partidos complicados, como el que debían jugar la semana siguiente en El Sadar, frente al Atlético de Madrid, sexto con 45 puntos. El siguiente compromiso tampoco iba a ser sencillo. Tocaba visitar Mestalla y medirse a un Valencia séptimo, con 42 puntos. El derbi ante el Alavés, en Mendizorroza es el último partido que el COVID-19 ha dejado pendiente para los de Arrasate.

Todavía se desconoce qué pasará con la Liga y si volverá a reanudarse, en cuyo caso la gran pregunta es cómo afectaría a Osasuna jugar a puerta cerrada, sobre todo en casa, donde la afición es un pilar fundamental.



Fuente: As.com

Compartir