Leicester vs. Leeds, por la Premier League: goles, resumen y resultado


El Leeds United de Marcelo Bielsa es garantía de espectáculo. No tiene tanto que ver con que su juego sea una maravilla, sino con que es prácticamente imposible que un partido del equipo del rosarino aburra. Y aunque es tan capaz de ganar como de perder con cualquiera, de vez en cuando mete éxitos resonantes. Es lo que ocurrió este domingo en la visita a Leicester.

El conjunto del rosarino arrancó perdiendo bien temprano, pero no le importó y, fiel a su estilo, fue para adelante y le ganó a un equipo que, además de haber sido campeón en 2016, buscaba quedar segundo en el torneo para pelear con los Manchester y Liverpool. 

La habitual audacia de Leeds le permitió al local encontrar el hueco a los 13 minutos, cuando Harvey Barnes tomó la pelota en mitad de cancha tras un mal cambio de frente y se fue demasiado solo por el centro del campo. Abrió a su derecha, siguió camino al área, recibió y, ante la pasividad de una defensa que no quiso tocarlo, sacó un derechazo bajo cruzado que se metió en el arco.

A los de Bielsa, que juegan como si no existiera el marcador, poco les importó y por eso dos minutos más tarde el lateral Luke Ayling subió por la derecha del ataque, jugó con Patrick Bamford y el centro delantero profundizó para la subida del multifacético volante Stuart Dallas, que entrando al área también la cruzó de derecha para sellar el empate.

Leeds celebra el gol del empate. Foto Pool via Reuters

Leeds celebra el gol del empate. Foto Pool via Reuters

Cinco minutos después, a los 20, parecía que Leicester pegaba de nuevo porque un remate desde afuera del área de James Maddison, rechazado por el arquero Illan Meslier, terminaba en los pies de Ayoze Pérez, que la empujaba al gol. Sin embargo, el línea levantó la bandera y el VAR confirmó que la decisión había sido la correcta: el delantero picó adelantado al salir el disparo.

Y a los 32′ ese mismo destino corrió la visita. Kasper Schmeichel salvó una pelota estupenda en un córner y en el rebote la metía Klich, pero adelantado. De a poco, el hijo del mítico Peter se iba convirtiendo en figura en base a varias buenas atajadas.

Entonces, de la única forma que parecía que se lo podía vencer era un golazo. Bamford atendió ese llamado.

A los 25 del segundo tiempo, una mala salida de Leicester y una buena presión de Leeds le permitió a los de Bielsa recuperar la pelota en el propio campo rival y Rafinha, que recibió en tres cuartos de cancha, habilitó de primera a Bamford, que había apretado a la defensa bien arriba y se quedó en el hueco que dejaron los centrales.

El 9 del equipo del rosarino dejó pasar la bola y sacó un zurdazo cruzado, alto, que se clavó en el ángulo de Schmeichel. El Loco pegó un grito contenido, agitó el puño y, liberada esa carga, volvió a su habitual calma.

Con el arquero Meslier salvando un par de chances claras de Leicester, Leeds terminó de liquidar el pleito a cinco minutos del final, cuando los azules se dispusieron a buscar la igualdad con un centro a la olla en un tiro libre.

Pascal Struijk despejó y cuatro toques casi desde el área propia que derivaron en Bamford mano a mano (le cedió el gol a Jack Harrison, que lo acompañó en soledad) le bastaron a los de Bielsa para sellar el 3-1 con el manual del contraataque en la mano y dar así uno de sus mejores golpes del campeonato al vencer a uno de los equipos que aspira a pelear por el título.

Leeds ahora se ubica 12°, con 29 puntos y una irregularidad que marca el concepto de mata o muere con el que juega: ganó 9 partidos, perdió la misma cantidad y sólo empató 2. Y aunque tiene muchos otros equipos en medio, está a sólo seis puntos de la zona de clasificación a las copas, a diferencia del descenso, del que se aleja y lo ve a 15 unidades de distancia.





Fuente: Clarin.com

Compartir