Las declaraciones de LeBron James sobre el incidente NBA-China levantaron polémica en Hong Kong – 16/10/2019


LeBron James quedó en medio del conflicto desatado entre la NBA, China y Hong Kong, después de criticar el tuit del gerente general de los Houston Rockets que desató la polémica entre el gigante asiático y la liga estadounidense. La estrella de Los Angeles Lakers fue repudiada por manifestantes en Hong Kong, que quemaron su camiseta, y también fue el centro de los comentario de un compañero de la NBA, Enes Kanter.

«No quiero entrar en una disputa de palabras o frases con Daryl Morey. Pero creo que no sabía lo suficiente de la situación en cuestión y habló (…) o estaba mal informado o no sabía suficiente de la situación», dijo James el lunes, antes de un partido de pretemporada ante Golden State Warriors.

Rápidamente, un grupo de manifestantes salió a las calles a repudiar su figura y a respaldar al gerente general de los Rockets.

Manifestantes repudiaron a LeBron James en Hong Kong. (AP)

Manifestantes repudiaron a LeBron James en Hong Kong. (AP)

Los manifestantes, con las caras tapadas -algunos incluso con impresiones y caretas del alero en sus cabezas-, arrojaron pelotas de básquet contra una foto de la cara del exjugador de Cleveland Cavaliers y Miami Heat.

También pegaron en las paredes un tuit de James en el que retoma una célebre frase de Martin Luther King. «Una injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia de cualquier lugar. Nuestra vida comienza a consumirse cuando guardamos silencio sobre los asuntos que importan», es el mensaje, con el que intentaron desnudar la supuesta hipocresía del basquetbolista.

Mirá también

A su lado, una impresión con la cara de Adam Silver, alto comisionado de la NBA, y una cita de su declaración sobre los dichos de Morey: «No estamos pidiendo perdón [por su ejercicio de la libertad de expresión]».

El centenar de manifestantes, que vestía camisetas de básquet (muchas de la NBA), colgó una foto de la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, en el tablero de un aro para impactarla con el lanzamiento de pelotas.

Manifestantes sostienen impresiones de la cara de LeBron James, en repudio por sus comentarios sobre el conflicto entre la NBA, China y Hong Kong. (AFP)

Manifestantes sostienen impresiones de la cara de LeBron James, en repudio por sus comentarios sobre el conflicto entre la NBA, China y Hong Kong. (AFP)

En junio pasado, Lam elevó un proyecto de ley de extradición a China continental, que generó el repudio de miles de personas en Hong Kong. Hubo manifestaciones diarias, enfrentamientos con la policía e incidentes en el Parlamento. Tras casi tres meses de tensión, la gobernadora retiró el proyecto.

El descarte de la ley, en septiembre, no fue suficiente para los manifestantes, que ahora se encuentran organizados para impulsar otros reclamos históricos, como el sufragio universal.

Daryl Morey, gerente general de los Rockets, tuiteó un mensaje en apoyo del movimiento contra el gobierno central chino. «Peleen por la libertad. Apoyen a Hong Kong», fue la inscripción de una imagen posteada en su cuenta de Twitter.

Cientos de manifestantes repudiaron los dichos de LeBron James en Hong Kong. (AFP)

Cientos de manifestantes repudiaron los dichos de LeBron James en Hong Kong. (AFP)

Debió borrar la publicación poco después, ante las criticas masivas que llegaron desde China, donde la NBA tiene negocios millonarios. Allí algunas cadenas televisivas -incluida la estatal- amenazaron con dejar de mostrar partidos de la liga estadounidense. Y los anunciantes adelantaron que abandonarían sus vínculos comerciales.

Una imagen de Carrie Lam en un tablero de básquet, en Hong Kong. (AFP)

Una imagen de Carrie Lam en un tablero de básquet, en Hong Kong. (AFP)

Algunas personalidades de la NBA, en especial de los Rockets (el dueño de la franquicia y los jugadores Russell Westbrook y James Harden), contradijeron a Morey. Pero el comisionado Silver aseguró: «No nos disculpamos por Daryl». Y, sobre la presión de las televisoras chinas, agregó: «Es desafortunado, pero si esas son las consecuencias de adherirnos a nuestros valores, aún sentimos que es de vital importancia que nos adhiramos a esos valores».

El tuit de Daryl Morey sobre Hong Kong que desató el escándalo entre la NBA y China.

El tuit de Daryl Morey sobre Hong Kong que desató el escándalo entre la NBA y China.

LeBron, que acaba de disputar un amistoso entre su equipo y Brooklyn Nets en Shanghai, sí tomó distancia de manera clara con los dichos del gerente de Houston.

«Muchas personas podrían haber sido perjudicadas no solo financieramente sino también física, emocional y espiritualmente, así que cuidado con lo que tuiteamos, decimos y hacemos», dijo James.

Mirá también

Y en Twitter agregó: «Mi equipo y la liga pasaron una semana muy difícil. Creo que la gente necesita entender lo que un tuit o una declaración pueden causarle a otras personas. Y creo que nadie se detuvo a pensar lo que pasaría. Se podría haber esperado una semana para mandarlo [el tuit]».

El descargo de un compañero de LeBron James

Enes Kanter (con el 00 de New Yor Knicks) es un disidente del régimen de Recep Tayyip Erdoğan en Turquía. (AP)

Enes Kanter (con el 00 de New Yor Knicks) es un disidente del régimen de Recep Tayyip Erdoğan en Turquía. (AP)

Pero las manifestaciones de rechazo en Hong Kong no fueron las únicas expresiones contra James. Una de las reacciones más rápidas llegó desde el interior de la propia NBA, a través del turco Enes Kanter.

El pivote de Boston Celtics publicó un emoji como forma de repudio minutos después de las declaraciones del alero de Los Angeles Lakers.

Kanter, de 27 años, es una de las personalidades más críticas del régimen de Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía. Y él y su familia sufrieron las represalias por su posición política.

Mirá también

En el tuit siguiente, el ex jugador de Portland Trail Blazers y New York Knicks -que no regresa a su país por miedo a caer preso- escribió: «No vi ni hablé con mi familia durante 5 años, encarcelaron a mi papá, mis hermanos no pueden encontrar trabajo, me revocar el pasaporte, tengo un pedido de arresto internacional, mi familia no puede dejar el país, todos los días recibo amenazas de muerte, fui atacado, intentaron secuestrarme en Indonesia. LA LIBERTAD NO ES GRATIS».

«Es el precio que estoy preparado para pagar si es necesario para defender en lo que creo. Vale la pena», continuó. Y concluyó con un video sobre su historia, con el siguiente comentario: «Defiendan la LIBERTAD y la DEMOCRACIA. Incluso si significa sacrificar TODO».





Fuente: Clarin.com

Compartir