Las cuentas del Leganés exigen cuatro victorias en siete jornadas


El empate que ayer cosechó el Leganés frente al Granada en Butarque (0-0) deja a los pepineros en una situación más que complicada. A cuatro puntos de los puestos de salvación, si el Eibar ganase al Valencia, esa distancia podría incrementarse hasta siete puntos o permanecer en cinco, siempre y cuando el Celta cayese contra la Real Sociedad. Cuentas complicadas. Es tiempo de calculadoras en Butarque.

Al sur de la capital tienen una estimación de los puntos que serán necesarios ganar para salvar la categoría. «La salvación estará entre los 37 y los 38 puntos», vaticinó ayer Rubén Pérez, tercer capitán del equipo, en la zona mixta telemática de Butarque. Su reflexión, trasladada a los números actuales del Leganés, dibujan un panorama complicadísimo.

Cuatro victorias, casi las mismas que en 31 jornadas

Los pepineros acumulan ahora 25 puntos. Para alcanzar los 37 necesitarían 12 más, esto es, cuatro victorias en los siete partidos que quedan. Deberían ganar el 57% de las jornadas que les restan o, dicho de otra manera, sumar casi las mismas victorias que llevan en el presente curso. Hasta la fecha el Leganés sólo ha ganado cinco encuentros.

«Somos conscientes de que es difícil. Que quedan menos jornadas… tenemos que sumar de tres en tres. La primera vuelta fue muy mala. Perdimos mucho. Nos está pasando factura. La segunda vuelta estamos mejor… pero nos está costando… sobre todo porque de cara a gol se nos complica«, insistió Rubén Pérez.

Escudo/Bandera Leganés

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 23 de junio de 2020

«El equipo ha hecho un partido completo, pero lo importante es el gol. Nos está costando más de lo que esperábamos», admitía el hastigitano como un mantra que también repitió Aguirre en sala de prensa. «Ahora parece que la fortuna no nos sonríe. Hoy, ni de penalti»; se consolaba el Vasco, que, al contrario que el entorno pepinero, huye de hacer cuentas.

«Sé que me quedan cuatro partidos fuera y tres en casa. No pienso más que en el siguiente. Ir a Pamplona, tratar de ganar y ver qué sigue. No saco calculadora ni pienso en nada más. Voy pensando de 90 minutos en 90 minutos. Estos cuatro días nos vendrá de maravilla para ir a por Osasuna. No puedo ver más allá del árbol. No debo ver el bosque. Me asusto», zanjó con ácida ironía el panorama de los suyos.    



Fuente: As.com

Compartir