LaLiga | El más que posible último acto de Darder, RdT y Bernardo


En Mestalla, tres integrantes de la plantilla del descenso pudieron firmar su último servicio con el Espanyol. Raúl de Tomás, Sergi Darder y Bernardo Espinosa vieron amarilla y cumplen ciclo, por lo que se perderán el partido de este domingo ante el Celta. Todos ellos apuntan a ser baja la próxima temporada por distintos motivos, por lo que ese 1-0 ante el Valencia supondría su último acto con la blanquiazul.

El adiós más sentimental es el de Darder. El mallorquín firma tres temporadas en el equipo perico en las que ha jugado 124 partidos oficiales, 105 de Liga, por lo que ha sido indispensable para todos los entrenadores. Menos protagonista con Quique Sánchez Flores en su primer curso, en el que ya alternaba la posición de centrocampista con la de medio izquierdo, alcanzó su mejor versión con Joan Francesc Rubi en el banquillo, creador del ‘Darderismo’, espíritu que acompañó al equipo hasta su clasificación europea en la última jornada.

Darder se convirtió en el termómetro del Espanyol. Su rendimiento era la temperatura del equipo, y este curso lo ha pasado con fiebre alta. Curiosamente con Rufete es con el técnico que menos ha participado: fue suplente en tres partidos, los mismos que en la etapa de Abelardo Fernández, más que con David Gallego y Pablo Machín. A sus 26 años, el centrocampista puede encontrar nuevas oportunidades en Primera o en ligas extranjeras.

Menos sentimental, más impactante en lo económico, es el caso de Raúl de Tomás. El delantero, que en los últimos partidos apenas ha participado en el juego, cobra seis millones de euros brutos, firmó por seis temporadas y el coste de su fichaje ascendió a 23 millones de euros, teniendo en cuenta los derechos de formación que asumió el Espanyol, el pago al Benfica y las variables. Una losa demasiado grande para asumirla en Segunda. En su contrato se facilita su salida si le igualan la ficha.

Bernardo Espinosa llegó cedido del Girona, que estaba obligado a buscar un equipo de Primera en caso de descenso. El coste de su fichaje sería de 2,5 millones de euros. Hay que estudiar el caso del colombiano, que podría encajar en Segunda, pero a partir del lunes regresará a Girona, que si asciende tendrá más números de seguir en la capital del Ter. Pese a ello, todo apunta a que no se ejecutará esta opción.



Fuente: As.com

Compartir