La posesión no levanta trofeos y si no la metes, no ganas


​La llegada de Quique Setién al banquillo del ​FC Barcelona estaba amparada por el estilo que el cántabro proponía, ese ‘ADN Barça’ que se había ido perdiendo desde la salida de Guardiola, pero su propuesta se ha quedado en nada en estos primeros partidos. El denominado ‘Cruyffismo’ que prometía volver a instaurar el técnico como fiel seguidor del ‘Flaco’ hasta el momento solo ha llegado a medias.

Si, el equipo controla el partido desde la posesión, cumpliendo esas premisas que Johan enunciaba. El «si tu tienes el balón, el rival no lo tiene» se ha cumplido en los tres partidos de Setién al frente del banquillo y el «si no puedes ganar, asegúrate de no perder» lo logró a duras penas frente al Granada y en Ibiza, pero ayer no cumplió con las expectativas. El FC Barcelona tuvo dominó con la pelota, pero Cruyff también decía que «para marcar debes chutar» y las estadísticas azulgranas de los tres últimos partidos no le hacen justicia.

Quique Setien

En Mestalla el primer disparo a puerta llegó en el minuto 36 de partido con una falta que golpeó ​Leo Messi y no puso en apuros a Jaume Domenech, y como esa las otras cuatro ocasiones de las que dispusieron los culés, todas ellas en los pies del argentino. Las oportunidades de crear peligro no llegan porque al equipo le falta verticalidad entre tantos pases hacia atrás y en horizontal, algo que se agrava con la ausencia de un delantero centro en el equipo.

Y así se incumple una nueva regla del ‘Cruyffismo’: “Al fútbol siempre debe jugarse de manera atractiva, debes jugar de manera ofensiva, debe ser un espectáculo”. El juego de los azulgrana no es ni práctico, ni efectivo, ni mucho menos un espectáculo pues sus primeras partes se han convertido en el mejor somnífero, sobre todo si el partido se juega a las cuatro de la tarde de un sábado, la hora clave para la siesta.

Lionel Messi,Quique Setien

La filosofía que Setién trata de hacer pasar por la de Cruyff entre exámenes suspensos  está cada vez más lejos del objetivo y cuando los once de azul y rojo saltan al campo ni la afición ni los propios jugadores disfrutan.El actual Barça cumple con eso de “el fútbol consiste básicamente en dos cosas. Primero: cuando tienes la pelota, debes ser capaz de pasarla correctamente. Segundo: cuando te pasan la pelota, debes ser capaz de controlarla. Si no la controlas, tampoco puedes pasarla».

Y es que solo con el dato de la posesión, con abrumar al rival con centenares de pases, no se ganan ni ​ligas ni ​Champions, no se entretiene al aficionado ni se disfruta del juego. Al final Setién se olvida del final de la proclama de Cruyff, la que resume no solo el fútbol, sino la vida en general, esa que dice: «Puedes jugar mucho, pero si no la metes, no ganas”.



Fuente: 90min.com

Compartir