La OMS señala cuáles deben ser las nuevas medidas contra la COVID-19



La OMS señala cuáles deben ser las nuevas medidas contra la COVID-19 1

Hans Kluge, director para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), concedió una entrevista a Bernardo de Miguel en el diario El País para repasar la situación de la pandemia o las nuevas medidas que se deben tomar en la batalla contra la enfermedad. Así, el doctor belga recomendó no bajar la guardia puesto que «2021 será también un año COVID-19». 

Kluge defendió en el citado medio a la Comisión Europea por la estrategia de vacunación desarrollada: «Sería prematuro e injusto comenzar ahora a culpar a alguien solo porque Europa vaya un poco por detrás de algunos países en tasa de vacunación. Debemos entender que las vacunas se han desarrollado con una rapidez sin precedentes».

Asimismo, recalcó que «debemos reconocer que la estrategia de negociación de la Unión Europea (UE) ha permitido una economía de escala que proporciona vacunas a todos los países por igual a un precio justo para todos. Sin la UE, la mayoría de sus países en particular los pequeños, aislados o con poco poder de negociación no habrían tenido vacunas a menos que hubiesen recurrido a la OMS o a organismos multilaterales».

Las cepas halladas

El directivo también hizo mención en El País al peligro que traen consigo las diferentes cepas del virus: «Las nuevas variantes son un cruel recordatorio de que el virus todavía nos golpea. Pero no son un nuevo virus, son la evolución normal de cualquier patógeno que trata de adaptarse a su anfitrión, el ser humano. No es el comienzo de una nueva pandemia, pero por supuesto debemos estar muy alerta. Primero, porque pueden causar reinfecciones. En segundo lugar, porque pueden desatar una propagación más rápida que haría más difícil para los sistemas sanitarios de algunos países afrontar la pandemia. Y, por último, porque pueden tener un impacto en la eficacia de las vacunas».

El caso de España

Personalizando en las medidas impuestas en España, descartó que se hayan tomado malas decisiones: «No lo llamaría fallo de gestión en absoluto. De entrada, en la OMS nos negamos a establecer comparaciones entre las respuestas de los diferentes países ante la pandemia porque se producen en diferentes contextos operativos o políticos. Hay muchos factores y todavía no sabemos cómo afectan. Lo que sabemos es lo que le gusta al virus. Al virus le gusta la división y la desinformación. Donde la respuesta política ha sido drástica e inmediata, las medidas han funcionado. Y debe haber una continuidad desde el aviso científico hasta la decisión política».

«En cambio, las medidas no han funcionado donde las razones políticas se ha impuesto a cualquier precio. También hemos comprobado que las medidas reactivas funcionan peor que las proactivas, sean en el sentido de la restricción o la relajación. Los movimientos brutales y rápidos hacia el confinamiento o la apertura se han demostrado menos efectivos que avanzar gradualmente y con seguridad. En el caso de España, siempre que nos han consultado hemos ofrecido nuestra ayuda. Cada dos semanas he celebrado una teleconferencia con el ministro Salvador Illa y su sucesora está dispuesta a mantener esos contactos», añadió en el mencionado diario el dirigente de la OMS.

Las nuevas medidas

Uno de los factores fundamentales a la hora de llevar a cabo nuevas medidas está basada en la fortaleza económica de cada país, según subrayó Kluge en El País: «Ese es un punto clave. Pero no estamos en la misma situación que en marzo del año pasado. En aquel momento, el confinamiento supuso un parón total de la economía. Se consiguió frenar el virus, lo cual es bueno, pero hubo un impacto en muchas personas, particularmente las más vulnerables. Esa es una de las grandes lecciones que hemos aprendido hasta ahora, que la pandemia no es igualitaria y los más vulnerables han sido golpeados con más fuerza. Ahora debemos ser más sofisticados al aplicar restricciones y adoptar medidas para atender el impacto social y de salud mental, con medidas económicas de apoyo a los más vulnerables y manteniendo abiertos los centros escolares tanto tiempo como sea posible. Y vigilar estrechamente la violencia doméstica».

El origen del virus

Un equipo de la OMS ha estado en Wuhan intentando esclarecer el origen del coronavirus. Todavía no se ha llegado a ninguna conclusión, tal y como reconoció Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general del organismo.

«Se han planteado algunas preguntas sobre si se han descartado algunas hipótesis. Tras hablar con algunos miembros del equipo, quiero confirmar que todas las hipótesis siguen abiertas y requieren más análisis y estudios. Ha sido un ejercicio científico muy importante en circunstancias muy difíciles. El equipo de expertos está trabajando en un informe que esperamos que se publique la próxima semana, y el informe final completo se publicará en las próximas semanas», agregó Adhanom Ghebreyesus.



Fuente: As.com

Compartir