La noche de furia de Pablo Pérez en la Bombonera


La noche fue entrando en ebullición con el pasar de los minutos. Como en todo clásico, todo era muy hablado y discutido. Cada decisión del árbitro recibía los gritos de un lado o del otro. La temperatura, más allá del clima caluroso, subía cada vez más en una Bombonera que se la agarró con Pablo Pérez en una jornada especial para el volante de Independiente, que terminó expulsado por un planchazo duro ante Jorman Campuzano.

Era el regreso de Pérez a la cancha de Boca después de haberse ido del club azul y oro en el que supo llevar la cinta de capitán. Cuando su nombre se escuchó por los parlantes, algunos silbidos sonaron. Claro, hay plateístas que no le perdonan que alguna vez les haya gritado un gol con rabia después de que le propiciaran algunos reproches. Generó una grieta esa actitud suya. Y en su retorno con otra camiseta, aprovecharon para marcarle la cancha.

Mirá también

Pérez fue de lo mejor del Rojo mientras duró en la cancha. Manejó los tiempos y comandó el juego del Diablo. Hasta probó desde lejos sin puntería.

Sin embargo, a los 30 minutos del segundo tiempo se le pelaron los cables, como suele sucederle bastante seguido, y le fue con los tapones sobre Campuzano. Una acción feroz, correctamente sancionada con tarjeta roja por Fernando Echenique. Automáticamente, todo el estadio estalló en silbidos e insultos hacia el mediocampista.

Pérez recibió 157 amarillas en 357 partidos disputados en toda su carrera. Es decir, una cada dos presentaciones. Y fue expulsado en siete oportunidades, lo que arroja un promedio de una expulsión cada 51 encuentros.

El fastidio se había instalado en Boca en el primer tiempo tras la roja por doble amarilla a Carlos Izquierdoz. La primera fue bien mostrada por una patada a Pérez. La segunda fue por un agarrón imperceptible a Silvio Romero. Para Echenique fue foul y segunda amonestación. Pareció algo exagerada. Todo Boca protestó mucho.

“Teníamos preparado otra cosa. Pero la expulsión te limita y te obliga a que vos cambies, a que Carlos (Tevez) se meta para atrás, a que Toto (Salvio) haga un esfuerzo grande para recuperar y eso genera que con la pelota en los pies no sean tan picantes”, expresó Lisandro López después de un clásico caliente, que dejó enojados y expulsados de ambos lados.



Fuente: Clarin.com

Compartir