La NBA ofrece su show deportivo en una temporada sin un favorito claro – 22/10/2019


La NBA cambió. Si es para bien, lo demostrará el devenir de la temporada. Lo seguro es que este martes, cuando se levante el telón de Toronto-New Orleans y el «clásico» Clippers​-Lakers, comenzará una nueva era. La era pos Warriors.

No tanto porque el protagonismo de Golden State esté terminado sino porque, después de un lustro, la mejor liga de básquetbol del mundo luce abierta para un tendal de equipos y el trono que hoy ocupan los Raptors tiene múltiples candidatos.

Mirá también

El equipo de Steve Kerr maravilló con su juego e incluso más: lo modificó. De la mano de Stephen Curry y Klay Thompson, abrió la cancha como nunca se había hecho y probó algo que Daryl Morey (el manager de Houston) tenía teorizado hacía rato desde las estadísticas analíticas: que explotar el triple podía torcer el rumbo del juego.

Pero los Warriors desandaron ese camino con un brillo colectivo que los volvió casi invencibles. Demasiadas amenazas ofensivas, compromiso defensivo y altruismo fueron un combo letal, contra el que sólo pudieron un LeBron James​ al borde de lo sobrehumano (bien acompañado) y un sólido Toronto que aprovechó las lesiones que mancillaron al mejor equipo de los últimos tiempos.

Golden State hizo historia en la NBA hasta su título en 2018. (Foto: AFP).

Golden State hizo historia en la NBA hasta su título en 2018. (Foto: AFP).

La derrota en la final con los Raptors fue el primer paso para la disolución del último plantel de Golden State, situación marcada por las salidas de Kevin Durant (firmó con Brooklyn) y DeMarcus Cousins y la rotura de ligamentos de Thompson.

Al campeón no le fue mucho mejor. Perdió a Kawhi Leonard, la estrella por la que se jugó un pleno un año atrás, a sabiendas de que le saldría carísimo (lo traspasó por DeMar DeRozan) y podría irse gratis, y se quedó sin una figura consagrada en la liga.

Mirá también

Con Kyle Lowry y la incógnita de si Pascal Siakam pasará de ser ladero de lujo a líder indiscutido, a los Raptors les costará superar esta etapa de transición.

El resto de las franquicias no esperó el colapso de los de San Francisco. Se movieron desde mucho antes en pos de terminar con el reinado de Curry y compañía y una agencia libre con varios movimientos de peso terminó de configurar un mapa de lo más atractivo en mucho tiempo.

Stephen Curry, líder de Golden State Warriors. (Foto: AFP).

Stephen Curry, líder de Golden State Warriors. (Foto: AFP).

Volver a empezar

A los Warriors no se los puede dar por muertos. No necesitaron de Kevin Durant para convertirse en el mejor equipo de la NBA y si bien estarán sin Klay Thompson quizás por toda la temporada (con suerte podría volver después de febrero de 2020), lo reemplazaron con D’Angelo Russell, perimetral que explotó en Brooklyn al recibir el protagonismo que no había tenido en los Lakers y podría convertirse en un Klay bis.

Hasta aquí, Kerr dio muestras de gran capacidad para gestionar formaciones llenas de egos y talentos de los más importantes de la liga. Ahora se le presenta un nuevo desafío.

LeBron James y Anthony Davis, compañeros en los Lakers. (Foto: AP).

LeBron James y Anthony Davis, compañeros en los Lakers. (Foto: AP).

Estrellas y experiencia

Los Angeles Lakers fue el primero. Bordeando el marco «legal» de la NBA, donde no se puede hablar de jugadores con contrato en otros equipos ni intentar influenciar en decisiones de los mismos, lo que condujo a una investigación de la liga, el equipo de LeBron se terminó quedando con Anthony Davis, quien prácticamente forzó un traspaso a la mítica franquicia púrpura y dorada.

Los angelinos debieron desprenderse de mucho talento joven, pero incorporaron veteranos como Danny Green, Dwight Howard, DeMarcus Cousins y Jared Dudley, y renovaron a Rajon Rondo. Difícil saber si les bastará para ser campeones, pero con sus dos cracks a la cabeza no hay dudas de que llegarán lejos.

Kawhi Leonard pasó a Los Angeles Clippers. (Foto: AP).

Kawhi Leonard pasó a Los Angeles Clippers. (Foto: AP).

Decididos a cambiar la historia

Los vecinos Clippers rompieron los esquemas al llevarse a Paul George y Kawhi Leonard. El segundo equipo de Los Angeles no tendrá el marketing ni las luces de sus laureados competidores, pero contó con el aporte en las oficinas de Jerry West, el mítico ex jugador, cuya figura forma el logo de la NBA y que participó como ejecutivo del armado de los hegemónicos Warriors.

Con un eximio defensor como Patrick Beverley y uno de los mejores sextos hombres como Lou Williams, los Clippers tienen un perímetro fuerte en contrapartida con su falta de talento desequilibrante cerca del aro, pero sus armas lucen suficientes como para sacarse de encima el mote de «vecino tonto» y lograr el primer título de su historia.

Los dirigidos por Doc Rivers son los candidatos según las apuestas: pagan 4,25 por cada peso apostado, seguidos por los Lakers (5,00) y Milwaukee (6,00). Claro que dependerán de algo no menor, que ha castigado en reiteradas ocasiones a sus dos nuevas estrellas: la salud. 

Joel Embiid es parte de unos Sixers poderosos. (Foto: AP).

Joel Embiid es parte de unos Sixers poderosos. (Foto: AP).

Los más completos

Si se trata del conjunto, probablemente ninguno luzca mejor que el de Philadelphia. Los 76ers no muestran fisuras en su alineación titular aunque, como es de esperarse, resignan profundidad en el banco.

Al margen de Ben Simmons y Joel Embiid, sus figuras surgidas del draft, tienen otros tres jugadores completísimos: el alero Tobias Harris, el escolta Josh Richardson y el interno dominicano Al Horford, que jugará como ala pivote. Los dos últimos son excelentes defensores y junto a Embiid serán clave en el cuidado del aro propio.

¿La incógnita? Quién asumirá el mando y tomará la bola en sus manos a la hora de los calientes momentos de playoffs.

James Harden tendrá a Westbrook a su lado. (Foto: EFE).

James Harden tendrá a Westbrook a su lado. (Foto: EFE).

De las figuras… ¿al equipo?

Como el experimento con Chris Paul no dio resultados, Morey fue a buscar otra estrella para acompañar a James Harden en Houston, ya que su concepción del éxito demanda al menos dos figuras: Russell Westbrook fue el elegido.

El éxito de la fórmula dependerá en buena parte de la relación que construya la dupla, dato no menor, dado que los dos cracks que el manager puso al lado de Harden (Dwight Howard y Paul) se terminaron llevando pésimo con el barbudo.

El base ex Oklahoma, para colmo, no es precisamente uno de los basquetbolistas que se destaque por su sentido de lo colectivo. El talento está. Dependerá de ellos convertirlo en una química positiva.

Giannis Antetokounmpo, MVP de la NBA. (Foto: Reuters).

Giannis Antetokounmpo, MVP de la NBA. (Foto: Reuters).

Con rodaje y con el MVP

En la coyuntura de los cambios y los nuevos equipos que intentan ensamblarse, Milwaukee cuenta con una ventaja que, si bien se verá reducida conforme avance el camino, no deja de ser interesante: el conocimiento de sus miembros.

El entrenador Mike Budenholzer deberá hacer retoques mínimos en el equipo que terminó con el mejor récord de la NBA en la última temporada.

El núcleo principal se mantuvo, las salidas y las llegadas tuvieron que ver con jugadores de influencia menor y los Bucks, además, cuentan con el as de espadas: el último Jugador Más Valioso, Giannis Antetokounmpo.

El griego viene de la frustración de no llegar a las finales de Conferencia y de un paso espantoso por el Mundial: la sed de revancha lo vuelve aun más peligroso.

HS



Fuente: Clarin.com

Compartir