La dramática revelación de Maradona a un viejo amigo italiano: «Tanito, estoy cansado, me voy con mamá y papá»


La muerte de Diego Maradona golpeó al mundo hace casi dos semanas. Mientras la Justicia investiga las responsabilidades por el fallecimiento del astro, los familiares y las personas cercanas al Diez siguen recordándolo. Esta vez le tocó a Stefano Ceci, un viejo amigo italiano con el que compartían afecto y negocios. «La suya fue una muerte anunciada», dijo Ceci. Y reveló una frase dramática de Maradona: «Me decía ‘Tanito, estoy cansado, me voy con mamá y papá'».

Ceci era un hincha napolitano más en los años ochenta, cuando consiguió uno de sus grandes tesoros: una foto con Maradona. Quince años después, golpeó la puerta de la casa de Diego en Cuba, donde se recuperaba, hasta conseguir otro anhelo: entablar una amistad con el argentino.

«Una cosa puedo decir con certeza. Diego se dejó ir. Hace mucho tiempo que estaba cansado de vivir. Estaba deprimido. La cuarentena y todas las restricciones de la pandemia le dieron el golpe final», le contó este lunes al diario La Repubblica, de Roma.

Stefano Ceci y Diego Maradona, en las épocas del argentino en Napoli. Foto Instagram Stefano Ceci

Stefano Ceci y Diego Maradona, en las épocas del argentino en Napoli. Foto Instagram Stefano Ceci

«Pudo haber habido errores y negligencias, pero él lo decía hace al menos un año: ‘Tanito, estoy cansado, me voy con mi padre y mi madre. Me queda poco'», reveló Ceci.

Desde aquel reencuentro en Cuba, extendió sus vínculos con el entorno de Maradona. Era la conexión de Diego con varios negocios en Italia y, además, lo acompañó en su aventura como entrenador de Al-Wasl.

Según Ceci, la amistad era estrecha, casi como hermanos: «Yo era el Tanito, su punto de referencia: el hermano menor, que en él fondo Diego nunca tuvo, a quien poder contarle todo. Una persona que se identificaba plenamente con él y que le permitía mostrar sus debilidades y su fragilidad».

Sobre aquellos años pasados, reconoció: «Juntos nos hemos drogado, hicimos la operación de reducción del estómago, jugamos al fútbol y a las cartas, compartimos incluso la cama para un descanso que el cuerpo nos reclamaba por aquellas noches, como bien sabemos, a lo Maradona. Eran noches de excesos».

Stefano Ceci y Diego Maradona, en una visita a Argentina a fin de 2019. Luego se vieron en febrero por última vez. Instagram Stefano Ceci

Stefano Ceci y Diego Maradona, en una visita a Argentina a fin de 2019. Luego se vieron en febrero por última vez. Instagram Stefano Ceci

Los mismos tatuajes, «la misma voz» y una hija que se llama Mara Dona: identificación total. Hasta un libro, en el que cuenta sus días con el campeón del mundo, «Maradona: el sueño de un chico», editado por la RAI. En la entrevista resume ese lazo: «Después de una detención injusta tuve que completar un formulario. ¿Sabés qué puse? Adicto crónico. Pero no a la cocaína, a Maradona».

El napolitano, que desde 2011 vive en Dubai, dijo que «el final se aceleró en dos años» y que sin la pandemia del coronavirus tal vez se podría haber retrasado el fallecimiento de Maradona. Pero, sostuvo, era «una muerte anunciada».

«Diego lo había decidido. Si quería algo, no había forma de contradecirlo. Por supuesto, no se le debería haber permitido salir del hospital apenas una semana después de la operación. Pero decirle que no, para los que estaban con él en esos días, probablemente hubiera significado enfadarlo y perder todas las ventajas: Maradona era una máquina de hacer dinero», comentó Ceci.



Fuente: Clarin.com

Compartir