La contradicción de Anil Murthy con el 'modelo Alemany'



La contradicción de Anil Murthy con el 'modelo Alemany' 1

La cara abierta de Anil Murthy que publicó el Valencia en la noche de ayer ha sacudido al valencianismo. El presidente del club quiso explicar, por escrito y a su manera, el nuevo modelo que persigue el Valencia, tras un breve repaso por la historia reciente del club, y centrándose en el futuro que le espera al club, según este nuevo planteamiento, en dos puntos fundamentales: confección de la plantilla y construcción del nuevo estadio.

Pero Murthy no deja pasar la oportunidad para echar la vista atrás y desmontar el ‘modelo Alemany’ con frases lapidarias en clara referencia al proyecto que Meriton decidió desmantelar hace justo un año. Sin embargo, en otro párrafo también reconoce que en la temporada 2019-20 fue la que más ingresó el club de su historia, frutos que se recogieron debido a la gestión del anterior modelo, y recalcan la consecución de un título (Copa del Rey de 2019), icono de la etapa de Alemany y Marcelino en el club.

Sin nombrarlo, el ataque frontal al que para muchos es considerado un proyecto exitoso se advierte en frases como: “No podíamos seguir gastando. Ya teníamos más de 30 jugadores en el equipo, cediendo a algunos para hacer espacio para más fichajes”. El verano pasado, justo antes de que se decidiera dar por finalizado el proyecto Alemany, se fichó a Maxi Gómez y tenía preacuerdos con Rafinha y Denis Suárez mientras se cedía, o se intentaba hacerlo, a jugadores que se habían contratado sin debutar o habiendo jugado unos pocos minutos: Jorge Sáenz, Jason o el propio Sobrino.

Este modelo, para Meriton era insostenible. Y los descartes de Marcelino a la gente de cantera es otro de los ‘reproches’ de Murthy al modelo Alemany: “Intentando de nuevo sacar de la plantilla a jugadores jóvenes y prometedores de la Academia (como Lato, Kangin y Ferran…) para hacer espacio a otros independientemente de su valor futuro para el club”. El club cedió en verano a Lato al PSV, aunque en principio se pactó una venta y luego se echó para atrás, y la intención del técnico era ceder a Kang-in Lee y Ferran, algo que finalmente paró en seco Peter Lim. Las frases, muy duras: “Esto tenía que parar”, “El gato escaldado del agua fría huye” o “Debes ser un tonto para seguir el camino del gasto”. Y remata advirtiendo “el tamaño creciente de la deuda en 18/19 y 19/20, principalmente debido a la contratación de jugadores y el costo relacionado”.

Este es su análisis. Sin embargo, la contradicción llega cuando Murthy saca a colación que “en 2019/20, el Valencia tiene los ingresos más grandes de su historia”, unos ingresos que, en gran parte, llegan gracias al fruto del trabajo del anterior modelo: dos clasificaciones seguidas en Champions (la última 61 millones de ingreso), con lo que conlleva en espónsors, derechos de televisión etcétera… Y además, también saca pecho Anil Murthy por la Copa del Rey que ganó el Valencia en 2019. “Se ganó un título después de 11 años derrotando al FC Barcelona en una batalla histórica”, comenta en su misiva. Una Copa cuyo icono fue el abrazo de Mateu Alemany y Marcelino en el césped del Benito Villamarín; una Copa que Meriton rechazó, de entrada, instando a que se tirara para centrarse en la Champions; una Copa (su primer y único título de Lim desde que compró el club) que el dueño del club ni siquiera bajó a celebrar al vestuario, aún habiendo visto el partido en el el palco del estadio.



Fuente: As.com

Compartir