La batalla del todo o nada


Una densa bruma cubre Butarque. No es calima. Son contradicciones. Debería andar el Leganés apurando sus últimos sorbos de esperanza después de haber insuflado optimismo a su grave situación (sigue el partido en directo en AS.com). El triunfo en Cornellá bien pudo significar el inicio de la utopía, pero fue el comienzo del dislate. Lo ponzoñoso del caso Óscar (que si está lesionado, que si su entorno lo frena…) salpicó el entusiasmo de aquella tarde y lo ha convertido todo en barro y críticas, como las que le llovieron a Aguirre tras el empate en Eibar, más por el cómo (perdiendo tiempo) que por el qué (un punto en territorio hostil).

Escudo/Bandera Leganés

Por ahora el chaval sigue fuera con el Vasco alimentando la duda mientras se defiende. En su discurso dicen más sus silencios que sus respuestas, ésas que insisten en que anhela ganar, pero que sólo puede aspirar a ello blindando un equipo tendente al error, sin materia prima, ni pegada. Traducción: no me pidan más. Hoy repetirá once con Awaziem por el lesionado Bustinza. Discurso de la impotencia que choca con sus urgencias. Al Lega sólo le sirve vencer en casa (no lo hace desde el 2 de febrero) ante un Valencia al que jamás ganó. Perder podría significar el descenso matemático a Segunda si el Alavés ganase mañana al Getafe. Por una vez los pepineros serán del eterno enemigo.

Y hablando de eternos enemigos, la última victoria che fuera de casa data del 7 de diciembre ante el Levante. Diez partidos seguidos de sequía que Voro aspira cerrar en un estadio en el que ya sabe lo que es vencer (2-3 en 2017). Repetir mantendría la esperanza europea que activó Kang-In ante el Real Valladolid. Su gol, sin embargo, parece que no lo rescatará del banquillo para entrar en un once al que apunta Ferran Torres, virguero desatado para hurgar en las esperanzas del Lega.

Escudo/Bandera Valencia

Aguirre no sigue; sueñan con Garitano

Javier Aguirre no seguirá en el Leganés la próxima temporada. Pese a negarlo públicamente, el Vasco ya ha decidido que no continuará fruto de sus desencuentros con la gestión de club. También hay dudas en Butarque. Los pepineros tienen en el retorno de Asier Garitano su principal objetivo, aunque aún no han movido ficha. La vuelta del héroe del ascenso es asunto complejo, pero no imposible. Hay esperanzas incluso con el más que probable descenso a Segunda.



Fuente: As.com

Compartir