Klopp se la volverá a jugar con Adrián, un portero de extremos


Alisson no podrá participar en la batalla de Anfield del próximo miércoles. El portero brasileño será baja este fin de semana en la Premier ante el Bournemouth por un problema muscular en la cadera y Klopp ha confirmado que tampoco podrá participar en el partido contra el Atlético. Las alarmas han saltado en el seno red porque es una baja de peso. El brasileño es uno de los mejores porteros del mundo y en el Liverpool ha conseguido construir un efecto como el que transmite Oblak en el Atlético. La sensación de seguridad, coinciden los habituales del día a día del club de Anfield, es un intangible que va más allá de lo que son sus paradas, decisivas en varias ocasiones. La defensa red se siente respaldada con su presencia.

Escudo/Bandera Liverpool

Así, se observa su baja como transcendental por otros dos motivos. El momento de dudas que vive el Liverpool, involucrado en una crisis en la que le sumergió el Atlético de Simeone, por un lado, y la obligatoriedad de salir a voltear el 1-0 de renta que el equipo rojiblanco saldrá a defender en Anfield y que provocará una toma de riesgos considerable al equipo inglés.
Sin Alisson, la alternativa que tiene Kloop en su plantilla es la de Adrián San Miguel, el veterano portero español de 33 años. El técnico alemán se la tendrá que volver a jugar con el meta hispano. No será la primera vez. Adrián protagonizó una historia curiosa el pasado verano, cuando después de desvincularse del West Ham se quedó sin equipo y se vio obligado a entrenarse en solitario en las instalaciones del UD Pilas de la Primera Andaluza. Después le llamó el Liverpool y tuvo un buen inicio.

A las órdenes de Kloop, aterrizó para encarnar el papel perfecto de segundo portero con experiencia de club grande, a la sombra de un meta titular de primer nivel. En Liverpool se valora su experiencia. Al poco de llegar, Klopp se la tuvo que jugar con él por primera vez para medirse con el Chelsea en la Supercopa. En ese duelo tuvo un papel capital, con intervenciones de mérito antes de decidir el título para su equipo parándole a Abraham el último penalti. De entrenarse en solitario en un equipo amateur a supercampéon de Europa.

Pero la incertidumbre se ha instalado entre la afición del Liverpool y para explicarlo el mejor ejemplo es lo que sucedió en el minuto 12 del partido de la FA Cup contra el Chelsea. Adrián fue capaz de, primero, hacer un paradón a disparo a bocajarro a Willian y, segundos después, conceder el gol del brasileño con un error de poca explicación. Le sucedió algo parecido en el mes de agosto, cuando le tocó actuar por otra lesión de Alisson. Frente al Arsenal, inició el choque con una salida en falso que casi le cuesta caro, pero después le sacó un mano a mano notable a Pepé.

Adrián se lució en el San Paolo, pese a la derrota por 2-0.

El periplo red de Adrián está marcado por los extremos. Suma 20 goles en contra en 16 partidos. También en agosto, jugó como titular el primer partido de la Champions en el San Paolo. Allí, pese a la derrota por 2-0, dejó una doble parada a Fabián como una de las mejores paradas de la temporada. En Liverpool se quejan de que a veces se adorna demasiado, pero sobre todo lo que les tiene en vilo es la sensación de control que se echa en falta cuando Alisson no está entre los tres palos. Hoy ante el Bournemouth tendrá su test, antes de recibir al Atlético. Se ha medido una vez en su carrera con los rojiblancos, fue en 2013, cuando defendía la camiseta del Betis. Entonces el equipo verdiblanco cayó en el Calderón por 1-0 con un tanto de Diego Costa.



Fuente: As.com

Compartir