Final del US Open 2020: el llanto de Alexander Zverev al hablar de sus padres con coronavirus


Alexander Zverev estuvo muy cerca conquistar en Nueva York el primer Grand Slam de su carrera. Pero el título del US Open se le escapó por poco al alemán, que tras caer en cinco sets ante Dominic Thiem vivió momentos muy emotivos sobre el cemento del Arthur Ashe. Es que al momento de aceptar su trofeo de subcampeón, el número siete del mundo se acordó de sus padres, Irina y Alexander (quien es también su entrenador), que no pudieron acompañarlo en el torneo porque dieron positivo por coronavirus. Y se quebró.

«Hay personas especiales que no pudieron estar hoy en la tribuna. Quiero agradecerles a mis padres», alcanzó a decir Sascha antes de que se le quebrara la voz. «Siempre están conmigo y me acompañan donde voy. Pero desafortunadamente mi papá y mi mamá dieron positivo por coronavirus antes del torneo y no pudieron estar aquí. Los extraño», afirmó.

Entonces necesitó otro momento para recuperarse, porque la emoción no lo dejaba hablar. 

«Esto es difícil. Estoy seguro que están orgullosos de mí, a pesar de la derrota. Ojalá algún día pueda llevar el trofeo a casa«, comentó con los ojos llenos de lágrimas.

El alemán, que jugó su primera final en un «grande», también se tomó unos segundos para felicitar a Thiem, que le dio vuelta un partido increíble para transformarse en el primer campeón nacido en la década de 1990 en esta categoría.

«Quiero felicitar a Thiem por el primero de muchos Grand Slams que va a ganar. Este no va a ser el único, estoy seguro. Fue una dura batalla. Me hubiera gustado que erraras un poco más así estaría yo ahora levantando el trofeo. Pero acá estoy, dando el discurso del subcampeón», comentó, triste pero sin perder del todo su sentido del humor.

Zverev también recordó a su equipo, quien lo acompañó en lo que él mismo reconoció fueron «dos años difíciles en mi carrera». Quien llegó a estar en el tercer escalón del ranking vivió algunos momentos difíciles en lo personal en las últimas temporadas, que afectaron un poco su juego.

Zverev jugó en Nueva York su primera final en un Grand Slam. Foto AFP

Zverev jugó en Nueva York su primera final en un Grand Slam. Foto AFP

Pero en este 2020, en el que sumó a su equipo como entrenador al español David Ferrer -que tampoco pudo acompañarlo en Nueva York- volvió a disfrutar adentro de la cancha. Y eso se reflejó en los resultados.

«Mi equipo se quedó a mi lado y quiero agradecerles por eso. Los últimos dos años no han sido fáciles en mi carrera. Definitivamente estamos en ascenso y espero que un día, podamos levantar este trofeo todos juntos», comentó.

Mirá también

Mirá también

HS



Fuente: Clarin.com

Compartir