estuvo en coma, se rompió una pierna en 50 pedazos y volvió a correr


Un año y siete meses después del durísimo accidente que lo dejó en coma por dos semanas y casi le cuesta la vida, y en el que falleció el francés Anthoine Hubert, Juan Manuel Correa volvió a subirse a un monoplaza. El piloto ecuatoriano, quien tras el choque en el circuito de Spa-Francorchamps en agosto de 2019 se sometió a más de 20 cirugías para reparar los daños en la columna y las piernas, participó de los ensayos de la pretemporada de la Fórmula 3 en Spielberg, Austria, a bordo de un auto de la escudería Art Grand Prix.

«Estoy feliz de estar de vuelta. En cierto modo, todavía se siente un poco surrealista, debido a todo lo que pasó desde el accidente. Volver a conducir un auto de carreras siempre se sintió como algo muy lejano, pero acá estoy. Mi sueño aún es llegar a la Fórmula 1 y este es el primer paso en mi regreso», comentó Correa, quien utilizó un casco muy especial.

«Es un homenaje a Anthoine (Hubert), que siempre estará corriendo conmigo de ahora en más», contó el piloto de 21 años en un video que compartió en su cuenta de Instagram. Y mostró que la parte superior y en la trasera del caso aparece un logo con las iniciales del francés.

Correa fue uno de los principales protagonistas del accidente que el 31 de agosto de 2019 le costó la vida a Hubert. Fue durante la carrera de la novena fecha de la Fórmula 2. El francés se despistó, chocó con las barreras de contención, volvió al trazado y quedó atravesado en la pista. Correa no lo pudo esquivar e impactó de lleno contra el lateral del auto del galo, que murió en el acto.

El ecuatoriano sufrió fracturas en las dos piernas y lesiones vertebrales. Además, debido a la desaceleración repentina, tuvo graves problemas respiratorios por los daños en sus pulmones. Quedó en coma inducido durante dos semanas y, según los médicos que lo atendieron en un primer momento, su vida corrió peligro.

«El impacto fue muy fuerte, pero estaba consciente. De hecho yo mismo me saqué los cinturones y me arrastré para salir del coche. Sentí mucho dolor y le pedí a los médicos que me durmieran porque no podía soportarlo«, contó meses más tarde en una entrevista con la CNN.

Juan Manuel Correa, a dos meses del accidente. Foto Instagram @juanmanuelcorrea_

Juan Manuel Correa, a dos meses del accidente. Foto Instagram @juanmanuelcorrea_

Y agregó: «Al principio, cuando estaba en el hospital, me afectó bastante la muerte de Anthoine. Ahora entiendo que es una de las tantas cosas que he tenido que aceptar. No puedo hacer nada al respecto. No me siento culpable, nunca me sentí así. Estas cosas pasan en un deporte así. Si no era él, era alguien más, o podría haber sido yo. Me siento muy triste por su familia y también por él, que no pudo llegar a su máximo potencial. Pero es la vida y hay que aceptarlo».

Tras despertarse del coma, Correa encaró un largo y duro proceso de recuperación, enfocado sobre todo en su pierna derecha, que se le rompió en 50 partes.

«Perdí seis centímetros de hueso en la parte baja de la tibia derecha. Está creciendo de nuevo con un aparato especial y por eso tengo todos esos metales en mi pierna. Crece un milímetro al día. Básicamente, me lo reconstruyeron», contó en noviembre de 2019.

El daño que sufrió en esa pierna lo obligó a utilizar durante 14 meses un armazón de metal externo, que recién le sacaron el 28 de octubre del año pasado. En su lugar le colocaron una varilla de metal dentro del hueso, «el único método que me iba a permitir volver tan pronto», aseguró.

Un par de meses antes, había regresado por primera vez a Spa invitado por la F2 para homenajear a Hubert a un año del accidente.

«Pude finalmente cerrar un capítulo muy doloroso y rendirle homenaje a Anthoine. Aunque todavía me cuesta un poco hablar de él», comentó emocionado en ese momento, tras visitar la curva en la que había ocurrido el choque.

Con mucha paciencia, Correa completó su recuperación, que fue compartiendo en sus redes sociales con fotos y videos de los ejercicios que realizaba diariamente. Y este fin de semana pudo volver a las pistas. Finalizó cuatro sesiones de práctica y completó 147 vueltas al circuito de Red Bull Ring, a poco menos de un mes del comienzo de la temporada de la F3, el 8 de abril, en Barcelona. 

«Todavía tengo mucho por hacer. No había conducido ningún auto durante un año y medio y tengo una gran curva de aprendizaje por delante. No me voy a presionar. Poder volver a correr, que es lo que amo, ya es una gran victoria», comentó el ecuatoriano, que regresó a las pistas tras escapar de la muerte hace poco más de un año y medio. 

Mirá también



Fuente: Clarin.com

Compartir