En el Abierto de Australia de tenis de 2021 tienen 4 escenarios posibles: uno es la cancelación


Suspendidos desde marzo por la pandemia ​del coronavirus, los circuitos tenísticos tienen fecha prevista de reinicio para el 13 de julio. Sin embargo, hay quienes pronostican que la acción no volverá hasta el año próximo. Y tal vez incluso en la próxima temporada, los torneos deberán adaptarse a la nueva realidad «post COVID-19». Así lo entienden, al menos, los organizadores del Abierto de Australia​, que ya armaron cuatro posibles escenarios para celebrar la edición 2021 del Grand Slam feliz, dependiendo de cómo evolucione la crisis sanitaria mundial. 

Mirá también

«El tenis australiano va a estar comprometido por la situación del coronavirus. Hay cuatro escenarios diferentes que hemos planeado concienzudamente. En el peor de los casos, el torneo se cancelará. La mejor de las previsiones que vemos en estos momentos es disputarlo únicamente con público australiano y con los jugadores que puedan llegar aquí siguiendo técnicas de cuarentena», aseguró Craig Tiley​, director del certamen.

"Tenemos que mirar todos los escenarios posibles porque muchas de nuestras decisiones se escaparán a nuestro control.", aseguró Tiley, director de Tennis Australia y del primer Grand Slam de la temporada. Foto EFE/EPA/Michael Chael Dodge

«Tenemos que mirar todos los escenarios posibles porque muchas de nuestras decisiones se escaparán a nuestro control.», aseguró Tiley, director de Tennis Australia y del primer Grand Slam de la temporada. Foto EFE/EPA/Michael Chael Dodge

Tiley explicó que según lo planificado, los tenistas extranjeros deberán realizar una cuarentena ​cuando lleguen a Australia para disputar el torneo, programado para el 18 al 31 de enero próximos. Aunque seguramente esa medida se aplicará también a los jugadores que desembarquen en ese país para jugar en las semanas previas los diferentes torneos que sirven de preparación para el «grande» oceánico. El primer evento, la ATP Cup​, se pondría en marcha el 4 de enero. 

El dirigente aclaró que no descartaron completamente la posibilidad de abrir las puertas también a fanáticos internacionales. «Pero ese es un escenario que hay que planear bien. Tenemos que mirar todos los escenarios posibles porque muchas de nuestras decisiones se escaparán a nuestro control. Todo estará relacionado con las medidas de protección y salud tomadas por los gobiernos. Necesitamos tener todos los protocolos posibles en marcha», comentó quien es además el director general de Tennis Australia.

Mirá también

En 2020, el primer Grand Slam del año recibió la visita de 812.174 espectadores, un número que fue record de asistencia, superando los más de 750 mil del año anterior, y que se pronosticaba sería mayor el próximo año. Un gran número de esos fanáticos llegó desde todas partes del mundo. Y si la idea es disminuir al mínimo la posibilidad de contagio de coronavirus, manejar ese marco de público parece imposible para el próximo año.

Djokovic pudo celebrar en 2020 su consagración con un grupo de compatriotas. ¿Podrá hacerlo el campeón de la próxima edición? Foto REUTERS/Kai Pfaffenbach

Djokovic pudo celebrar en 2020 su consagración con un grupo de compatriotas. ¿Podrá hacerlo el campeón de la próxima edición? Foto REUTERS/Kai Pfaffenbach

Previsores, en Melbourne comenzaron a trabajar pensando en una edición especial del Grand Slam australiano hace ya un tiempo.

«Hemos previsto los tiempos en los que deberíamos tomar decisiones, las fechas que tenemos para poder hacerlo, a quién impactarían nuestras medidas y de qué forma lo harían. Lo hemos planeado todo para un personal de 670 personas, para todos nuestros socios, para nuestros patrocinadores y para los gobiernos y organismos a quienes les tomamos las infraestructuras. Ahora estamos trabajando en el grupo de jugadores internacionales, haciéndoles llegar e intentando que entiendan qué significan cada uno de estos escenarios que estamos planeando», contó Tiley.

El Abierto de Australia se celebró este año con relativa normalidad, aunque tuvo algunos contratiempos debido a los incendios forestales que devastaron el país. Roland Garros y Wimbledon recibieron de lleno el golpe de la pandemia de COVID-19. El torneo francés se mudó de fines de mayo a septiembre, mientras que el británico directamente canceló su edición 2020. El US Open​sigue en pie, por ahora, aunque los pronósticos no son buenos y muchos consideran que no podrá disputarse del 24 de agosto al 13 de septiembre, como está previsto.

Mirá también

Australia registró hasta este momento unos 6.800 casos de coronavirus y 97 muertes. Esta semana, el gobierno de ese país comenzó a flexibilizar las reglas de distanciamiento social para que la vida empiece a normalizarse. Aunque el Grand Slam feliz, uno de sus principales eventos deportivos, ya anticipa que no podrá celebrar su edición 2021 exactamente como tenía planeado. 



Fuente: Clarin.com

Compartir