En busca del gol perdido


El Rayo tiene claro cuál será su objetivo para el mercado invernal: un delantero centro. La dirección deportiva franjirroja ya trabaja en distintas alternativas para encontrar el gol perdido. Y es que el equipo de Iraola, con 20 tantos en 19 jornadas, evidencia una merma de pólvora arriba respecto a años anteriores.

Este Rayo es el menos goleador del último lustro. A estas alturas, el cuadro vallecano había hecho 21 dianas en la 15-16 y la 16-17, 28 en la 17-18, 22 en la 18-19 y 27 en la 19-20. Su récord lo alcanzó la campaña del ascenso, que hizo 28 tantos en 19 partidos y tenía como pichichi a Trejo con siete, seguido por De Tomás (seis), Embarba (cuatro) y Aguirre (tres).

No obstante, las estadísticas también arrojan luz sobre otro aspecto. El conjunto de Iraola está mostrando una mayor fortaleza defensiva. No había encajado tan poco (14) en las cinco últimas temporadas. Es más, en la 15-16, había recibido ya más del triple que ahora, 43 goles. Algo que, a la postre, le terminó condenando al descenso.

Volviendo a este curso, el pichichi del Rayo es Antoñín. A día de hoy lleva cinco tantos (Málaga, Fuenlabrada, Zaragoza, Logroñés y Las Palmas) y se ha asentado en el once, como la referencia arriba. Por detrás suya se sitúan Isi y Andrés, con cuatro dianas cada uno. La Franja tiene a siete realizadores diferentes, pero se da la particularidad de que ninguno de ellos es ‘nueve’.

Escudo/Bandera Rayo

Los dos únicos delanteros centro de la plantilla, Qasmi y Ulloa, aún no se han estrenado. El franco-marroquí no está marcando, pero sí dejando detalles de calidad y asistiendo a sus compañeros. Quien más goles sirve es Andres (cuatro asistencias), escoltado por Álvaro y Qasmi (tres), aunque en el caso de este último fueron dos en Liga y una en Copa.

Por su parte, Ulloa superó su rotura de cruzado, aunque apenas ha disputado 146 minutos y, actualmente, se encuentra lesionado (isquio) tras el duelo de Teruel.



Fuente: As.com

Compartir