ELCHE CF El ascenso a Primera soluciona la deuda con Hacienda


El regreso a Primera División del Elche CF no sólo ha supuesto un salto de categoría a lo más alto y una alegría enorme para la afición franjiverde, sino también una destacada inyección económica que ha permitido dar un paso casi definitivo para sanear las cuentas de la entidad ilicitana, en manos ahora del empresario argentino Christian Bragarnik.

La primera consecuencia directa ha sido la solución para la deuda con la Agencia Tributaria que, como ha avanzado Alicante Plaza, ha permitido al club levantar las cargas que se mantenían sobre la propiedad del estadio Martínez Valero, el contrato de los derechos audiovisuales del equipo y los derechos económicos de los futbolistas.

En tres años, el Elche ha logrado liquidar la deuda privilegiada de 9,88 millones de euros nada con Hacienda. El 8 de noviembre de 2017, el Consejo de Administración que presidía Diego García logró cerrar un convenio singular con el fisco para pagar esas cantidades en un plazo máximo de ocho años, de los que sólo han sido necesarios los tres primeros.

Esa negociación para cerrar el Acuerdo Singular fue necesaria para que el Elche pudiese percibir la ayuda por el descenso a Segunda B, que ascendía a 1,25 millones de euros y que recibiría en cuatro plazos. Para lograr el certificado positivo tuvo que depositar, de salida, la cifra de 987.123 euros como pago inicial, el 10% de la deuda total. Diego García, entonces presidente del Elche, celebró la noticia afirmando que “después de meses de gestiones y de un duro trabajo de todo el Consejo, se ha dado un paso muy importante para la estabilidad económica y financiera del club; se ha acordado con la Agencia Tributaria un calendario de pagos para poner a la entidad al día con sus obligaciones fiscales”. Ese pago inicial salió de la primera cuota del Fondo de Compensación y de fondos propios del club, gracias a la colaboración del expresidente y entonces propietario José Sepulcre.

Escudo/Bandera Elche

Seis meses después, en marzo, se procedió al abono de otros 250.000 euros. A partir de ahí, cada semestre estaba previsto cumplir con esa misma cantidad mientras que el equipo militase en Segunda División B. En caso de ascender a Segunda División, la cifra sería de 750.000 euros cada seis meses (como ocurrió en las campañas 2018/19 y 2019/20. Y en Primera División el compromiso era anular la deuda, como así ha sucedido.

A estas cantidades aportadas se unió el 50% de lo ingresado por los traspasos de futbolistas desde la firma del Acuerdo Singular. Es decir, la mitad de lo percibido por las ventas de Sory Kaba, Gonzalo Villar, Óscar Gil y Juan Cruz. En el caso del delantero guineano, su salida inyectó 1,75 millones de euros en Hacienda, previa negociación entre las partes. También el 10% del contrato de los derechos audiovisuales, que se traspasaba directamente desde LaLiga a las arcas del Estado.

Ahora sólo falta liquidar la cifra correspondiente a los intereses, como también ha confirmado Alicante Plaza. Ese pago aún no se ha hecho efectivo porque todavía no se ha informado de la liquidación pendiente, que será una cantidad insignificante teniendo en cuenta que el Elche ha pagado casi diez millones de euros en un tiempo récord de tres años en los que ha pasado de Segunda B a Primera División.



Fuente: As.com

Compartir