El PSG llama a la guerra: «Hacen falta once guerreros para morir en el campo»


El City se llevó el primer asalto de las semifinales de la Champions ante el PSG. Un 1-2 que realmente fue así por detalles, ya que en el campo hubo más igualdad que la que dictaminó el marcador, con un PSG ingenuo, que no aprovechó sus muchos buenos momentos en el partido y que sucumbió por su ingenuidad en situaciones a manejar en partidos de este tipo. Con la prensa mundial subrayando el planteamiento de Guardiola, que se vio validado por dos goles fruto de errores de su rival, los futbolistas del PSG plantean un ambiente bélico para el partido de retorno. Esa fue la directriz según acabaron el partido y así lo transmitieron sus jugadores a los medios de comunicación nada más concluir el choque.

Escudo/Bandera PSG

«Necesitaremos personalidad, el que no crea que podemos hacerlo, ni siquiera debería hacer el viaje para allá. Necesitaremos una mentalidad guerrera, haremos todo lo necesario para pasar. Estamos muy cerca, no debemos dudar ahora. Tenemos que mejorar lo que no hicimos bien hoy, pero tenemos todo lo que necesitamos para cambiar esto. Tenemos que creer y ser fuertes», explica Marquinhos, quien abrió el marcador y portó el brazalete de capitán. Para el defensa, los errores cometidos son inconcedibles y no se pueden volver a repetir, insta a los suyos a no regalar nada, como hizo el City, quien sometió a Neymar a una persecución sin contemplaciones.

«En la segunda parte, estábamos demasiado atrás, no pudimos encontrar una salida de nuestro campo, el equipo del City fue más agresivo. Esa era la dificultad, tenemos que ser más consistentes en las dos mitades del campo en el próximo partido. Aún nos quedan 90 minutos pero tendremos que hacerlo mejor para llegar a la final. No pudimos contrarrestarles con éxito. Tenemos que ser inteligentes. Recibimos dos goles muy estúpidos, son detalles, esta es la Champions. Tenemos que gestionar mejor estos pequeños detalles y mantenernos fuertes en las situaciones de gol», incidió Marquinhos en RMC.

El PSG fue desapareciendo en la segunda parte conforme al oscurecimiento de un Neymar que había dominado el partido en el primer tiempo. El brasileño fue frenado sin contemplaciones con patadas y golpes. Los jugadores del City no se anduvieron por las ramas. Neymar recibió cinco faltas, fue el jugador más frenado de esa forma en el partido, pero además recibió otros golpes como un choque con Cancelo o el que le costó el vendaje en el codo con el que acabó el partido. La sensación es que el City estaba preparado para la guerra y el PSG no tanto. En ese sentido se ha expresado también Florenzi. El italiano apela también al espíritu guerrero para remontar. «Sólo han ganado una batalla, pero no la guerra. No fuimos nosotros mismos en el segundo tiempo. Este equipo tiene lo necesario para ganar allí, pero necesitamos once guerreros listos para morir en el campo», afirmó Florenzi en Sky Italia. El mensaje era claro, hasta el propio Neymar lo lanzó. «Hemos perdido una batalla pero la guerra no ha terminado. Creo en mi equipo, creo en el hecho de que podemos ser mejores de lo que hemos sido. Necesitamos un 1 por ciento de suerte y un 99 por ciento de fe», explica Neymar.

Eso sí, el PSG no debería confundir la agresividad con la violencia. Ya se equivocó Gueye. El pivote fue expulsado por una violenta entrada a Gundogan, algo que terminó por inclinar el campo en contra de su equipo. «Siento defraudarlos muchachos, será difícil no poder defender nuestros colores en el partido de vuelta, pero confío en ustedes», se excusó el senegalés, que había jugado un gran primer tiempo ante el equipo inglés.

 

 



Fuente: As.com

Compartir