El pase de Juanfer Quintero quedó en medio de tironeos, pero en River creen que no hay retorno posible


Aunque por ahora el pase no parece correr riesgo serio de caerse, River sigue sin oficializar aún la venta de Juan Fernando Quintero. Desde el lunes se viene dilatando el comunicado. ¿Por qué? Si todavía no se redactó, fue porque la negociación está envuelta en un tironeo de números. Y en medio de un silencio que hace ruido.

En River están molestos porque sienten que los representantes de Juanfer no pusieron todas las cartas arriba de la mesa. Que ocultaron alguna. Según pudo reconstruir Clarín, el viernes de la semana pasada se llegó a un acuerdo de palabra porque Rodrigo Riep, el exfutbolista y empresario que representa -junto a socios colombianos- a Quintero le habría garantizado a Rodolfo D’Onofrio que el lunes River tendría por escrito el número del dinero que pretendía. Al menos 10 millones de dólares, descontando los impuestos, que representan generalmente entre un 25 y un 30 por ciento de la transferencia. 

Sin embargo, hasta este jueves a la tarde, no se habían puesto de acuerdo. Hay dos trabas: una de ellas es que el Shenzhen de China quiere pagar el pase en dos cuotas y River desea cobrarlo en una. La otra son las comisiones. Y ni los representantes de Juanfer ni un intermediario que trabajó para que el pase se haga están dispuestos a resignar más dinero.

Juanfer arriba de una bicicleta, durante su estadía en Colombia.

Juanfer arriba de una bicicleta, durante su estadía en Colombia.

Las cuotas de los pases que la dirigencia de River aún no pagó le están jugando en contra, igualmente. Entre ellas, la del propio Juanfer. Al Porto, ex dueño de su ficha, le quedan por cobrar 1,5 millones de dólares. Y en la negociación por su salida, los dirigentes sienten que les arrancaron ganando desde el mazo, porque del otro lado conocen las necesidades que tiene la tesorería del Monumental.

Las tratativas avanzaron porque Juanfer resigna todo: la deuda que River tiene con él (alrededor de medio millón de dólares) y el 15 por ciento que le corresponde de la transferencia. No tiene de qué preocuparse en ese sentido. Lo espera un contrato multimillonario al otro lado del planeta.

Quintero ya tiene puestas las alas para volar a China. De hecho, no forma parte de la burbuja sanitaria que River está haciendo en Ezeiza. Desde el lunes que no va a entrenarse con el plantel. Lo hace por su cuenta, en su casa del country Saint Thomas de Canning. Eso, supuestamente, generó malestar en la dirigencia porque todavía no se firmaron los papeles de la venta.

Juanfer Quintero, cuando volvió a Medellín a pasar la cuarentena cerca de su familia.

Juanfer Quintero, cuando volvió a Medellín a pasar la cuarentena cerca de su familia.

A esta altura, los dirigentes de River deben saber que todo lo que tiene que ver con el fútbol del club pasa por Marcelo Gallardo. Y para el Muñeco, Juanfer ya está afuera del plantel. Lo supo desde el momento en el que el colombiano estaba dispuesto a resignar todo por su futuro económico. Entonces, por más que no le guste que un jugador suyo se vaya a un fútbol lejano y sin tanta competitividad como el chino, no se opuso y aceptó esa decisión. Hasta le abrió las puertas otra vez al paraguayo Jorge Moreira con el cupo de extranjeros que deja vacante Quintero. 

Si la situación de Juanfer retrocede, se desataría un conflicto. Y el cuerpo técnico de River trabajó y trabaja para que a su equipo no lo envuelva el escándalo. Aunque para que el pase sea oficial, algunas de las dos partes -dirigencia o representantes- tendrá que ceder en algún momento.   

Mirá también

Mirá también

FK



Fuente: Clarin.com

Compartir